Imprimir
PDF
28
Enero
2018

Turismo sostenible: Reciclaje, creatividad y valor agregado con técnicas de vitrofusión promueven colaboradoras del Amerian Portal del Iguazú

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Avanzan en un proyecto para desarrollar una marca de productos reciclados que logran reutilizar de las botellas de vidrios descartadas por el consumo de los huéspedes del hotel. Inició hace casi tres años y es liderado por colaboradoras del Amerian Portal del Iguazú Hotel. “Ya contamos con un taller y el asesoramiento para mejorar el manejo de los procesos de los distintos tipos de vidrios que se obtienen, con la capacitación de un docente de la Facultad de Arte (UNaM). Entendemos que a futuro será una muy buena alternativa de desarrollo local”, señalaron las emprendedoras Analía Hirt y Emilia Benítez.

 

Por Patricia Escobar


MISIONES (27/1/2018).- El turismo es una de las principales actividades económicas de Misiones, ya que sus operaciones movilizan a toda la cadena de valor, desde proveedores, operadores, empresas de servicios, y también se está extendiendo en prácticas sociales sostenibles que llevan adelante los mismos colaboradores de los hoteles.

Uno de los ejemplos se da en Amerian Portal del Iguazú con el proyecto de desarrollo de técnicas de vitrofusión (reciclaje de vidrios y botellas), una de las acciones de gestión sostenible que llevan adelante desde el hotel 5 estrellas. Es liderado por dos de sus colaboradoras, Emilia Hirt y Analía Benítez -quienes trabajan en el área de Alimentos y Bebidas- y compartieron con ArgentinaForestal.com su espacio creativo y sus expectativas con la iniciativa.

El hotel lleva adelante una política de gestión sustentable, reconocido por la etiqueta de Hoteles Verdes y la certificación de la ONG internacional en Turismo Sostenible de Rainforest Alliance. Entre sus acciones, llevan adelante un programa ambiental de separación y reciclaje de los residuos de vidrios que son generados por los huéspedes del hotel.

Se recolectan todas las botellas de vidrio que se utilizan para el servicio gastronómico del hotel, convirtiéndose en “materia prima” para trabajar con una técnica especial de horneado que les permite  recuperar y reutilizar el material para transformarlos en bellísimas piezas de decoración, en prácticos utensilios para el desayunador o los sanitarios, hasta dar vuelo creativo y valor agregado en fantásticas obras de arte o productos funcionales.

Los avances de la iniciativa y el aporte al desarrollo local que podría representar en un futuro no muy lejano para Iguazú, fue expuesto ante una delegación de periodistas americanos por el gerente general del Amerian Portal Iguazú, Sergio Skuarek, junto a la gerente de Operaciones Érica  Backer, la responsable de Gestión de Sustentabilidad, Valentina Fombona, y las colaboradoras y protagonista del proyecto, Emilia y Analía.

Acciones sostenibles

“Las acciones de sostenibilidad van abrazadas a conceptos de relaciones sanas, por ello todos nuestros programas van dirigido a resultados armónicos entre los social, económico y ambiental. Y la evolución del proyecto de vitrofusión nos llena de orgullo”, dijo Valentina Fombona.

Explicó que “al ser conscientes de que somos responsables de los residuos que generamos,  es que decidimos tomar acciones. Por un lado, creando nuestra propia huerta en el hotel para que la cocina pueda dar destino a los residuos orgánicos en la compostera, separar los residuos de plásticos para la fábrica de reciclaje que hay en Iguazú, pero no sabíamos qué se podía hacer con los vidrios. Fue allí que decidimos en conjunto con Lilian Gerber, una de las socias del hotel, desarrollar el proyecto de vitrofusión a mayor escala”, explicó la directiva.

Para alcanzar la evolución actual de la técnica, pasaron por muchas etapas de aprendizaje de manipulación del material, de acopio adecuado, de capacitación para el manejo de los distintos tipos de vidrios, según tamaños y colores. “Entendimos que había que capacitar y formar a las personas para que tengan herramientas más adecuadas. Analía y Emilia son las protagonistas, porque la idea salió del hotel pero ellas adoptaron el proyecto, así comenzamos a trabajar con todos los residuos de vidrios que se generaban en el hotel para, desde el reciclaje, crear piezas de arte o productos de utilidad”, relató Fombona.

Al respecto, el gerente Sebastián Skuarek reflexionó en que en el destino Iguazú “se van sumando a la gestión sostenible cada vez más actores de la cadena de la actividad del turismo. Esto nos da mucha satisfacción, porque dimos el punta pie inicial, pero nuestra meta era lograr que esto trascienda en el tiempo, y finalmente el proceso se dio de una manera más dinámica de la esperada”, expresó.

Emprendedoras y creativas

Paso a paso, en estos tres años fueron avanzando en dar forma al programa de reciclado. Hoy, Analía y Emilia -colaboradoras en el área de alimentos y bebidas-, además desarrollan las piezas de vitrofusión y  cuentan con un espacio de trabajo para destinar más de su tiempo en una labor que las apasiona.

“Es una técnica que nace del reciclaje de todo lo que sea residuo de material de vidrio que se genere en el hotel. Pero si trasladamos esta acción a todo el municipio de Iguazú, donde el volumen de residuos de vidrios que se genera es significativo, se podría gestionar y dar otro destino a la basura que hoy se tira, porque pueden reconvertirse en piezas decorativas o darle otra utilidad, cuidando así el ambiente y generando valor”, explicaron las colaboradoras en la entrevista.

De esta forma, las emprendedoras apuestan a construir el camino que en un futuro próximo permita ser una alternativa de desarrollo local para muchos jóvenes, como los que se encuentran en el Hogar de Día, sin oficio ni trabajo aún. “La vitrofusión puede convertirse en una fuente de trabajo sostenible”, afirman convencidas.

El Amerian Portal Iguazú es un hotel categoría cinco estrellas. Y en toda su ambientación tienen detalles especiales con delicadas piezas de decoración en vitrofusión y artesanías de la cultura guaraní.

En vitrofusión los visitantes podrán observar utilitarios para el desayuno (vasos, fuentes, etcétera) o en las habitaciones los porta jabones en los sanitarios, entre otras creaciones que incluso fueron premiadas como obras de arte por la utilización de esta innovadora técnica.Todo, realizado por sus colaboradoras.

“Somos amigas”, dijo con amplia sonrisa Emilia. “Con Analía nos conocemos desde hace 9 años y este proyecto nos entusiasma mucho”, expresó.

Explicaron que si bien el vidrio es un material muy noble, tarda 4000 años en degradarse. “Decidimos tomar el proyecto de vitrofusión donde tuvimos que aprender las técnicas para manipular el material, desde moler, triturar, cortar o derretir. También estudiar sobre la combinación de sus colores al momento de proyectar la pieza a fabricar. Por el momento, hacemos bandejas funcionales o decorativas, centros de mesa, los vasos que se utilizan en el desayuno en el hotel, porta jabones, todo con un aporte de creatividad, apliques, diseño, pero basado en el reciclaje de las botellas de vidrios que se generan por el consumo en el mismo hotel”, precisó Analía.

“A futuro pensamos en hacer un proyecto más grande, queremos desarrollar la marca de vitrofusión en la zona y capacitar a más jóvenes para que se dediquen a esta técnica. Hay mucho de creatividad en esta técnica, se han hecho obras de arte muy lindas de vitrofusión, pero también pueden ser una salida laboral, reciclando y produciendo productos funcionales, cuidando el ambiente y generando valor”, acotó Emilia.

Al avanzar con la iniciativa, se encontraron que necesitaban más formación y buscaron un capacitador. Fue así que se conectaron con el profesor de la Facultad de Arte de la UNAM, Rubén Gastaldo, quien se involucró seriamente en el proyecto. “Es todo muy nuevo,  estamos en proceso de aprendizaje aún, contar con el taller de trabajo nos permitió avanzar más rápido. Ahora estamos aprendiendo a manejar el vidrio, los colores, que hacer según el grosor del vidrio para darle una mejor utilidad. Todo es experiencia a prueba y error, vamos descubriendo, investigando, pero hay una variedad inmensa de posibilidades de crear, porque en esto juega mucho la creatividad,  además de la técnica. Todo va de a poco, aunque estamos convencidas que es un proyecto que no tiene techo, las piezas a crear pueden surgir con cientos de ideas”, expresaron con entusiasmo las emprendedoras.

Por ahora, se proponen reciclar y hacer uso de los residuos de vidrios del Amerian. “Pero el volumen de botellas en Iguazú rondan los 700 mil kilos mensuales, es muchísimo”, agregó Valentina Fombona.

Por ello, apuestan a lograr un proyecto que trascienda en el tiempo a la comunidad, para que se multipliquen los apasionados del reciclaje de vidrio, y se sean muchos más los hoteles que acopien sus residuos y fomenten la técnica de la vitrofusión.

“Esperamos que en algún momento, se adopte como una alternativa de desarrollo local, y se convierta en una salida laboral a futuro. Paso a paso se van cumpliendo objetivos, es un proceso de aprendizaje continuo, y puede ser un oficio donde la sostenibilidad será la premisa para su desarrollo”, concluyó la responsable de proyectos de Sustentabilidad del Amerian.

 

show_section: Ambiente