Imprimir
PDF
28
Diciembre
2017

Sólo un 9% exporta entre unas 500 empresas de madera y mueble relevadas en el país por INTI y FAIMA

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Según una encuesta realizada a 447 empresas de todo el país de la cadena de valor madera y muebles, la  producción foresto-industrial está abocada principalmente al mercado interno, a excepción de grandes aserraderos, fabricantes de tableros reconstituidos (conformados por madera desmenuzada). “El 9% de las firmas encuestadas también exportan, entre las que se incluyen a Pymes. La producción bruta de la cadena de valor supera los US$ 13 mil millones anuales”, dijo Carlos Maslatón del área de Economía Industrial del INTI.

 

Por Patricia Escobar

 

BUENOS AIRES (28/12/2017).- Para cerrar el año, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la Federación Argentina de la Industria de la Madera (FAIMA) dieron a conocer los resultados de un relevamiento realizado sobre 447 empresas del rubro, con el fin de mejorar la competitividad de la industria argentina de la madera y el mueble. En este sentido, Alfredo Ladrón González, director del Centro de Madera y Muebles del INTI, adelantó que “los resultados arrojados por el informe permitirán tomar decisiones empresariales y de políticas públicas adecuadas para el desarrollo del sector”, de cara al 2018.

 

“La producción de Maderas y Muebles en el país genera US$ 13 mil millones anuales. Hay 8.441 firmas que emplean de manera directa a 90.747 personas en la Argentina”, indican en el informe.  El relevamiento se realizó con el objetivo de mejorar la competitividad de la industria maderera y revela que el 98% de las empresas del rubro son Pymes (siendo el 78% micropymes, con menos de diez empleados), que generan más del 7% del empleo industrial argentino y el 79% supera los diez años de antigüedad.

Respecto al nicho de mercado, Carlos Maslatón del área de Economía Industrial del INTI, destacó que “la producción está abocada principalmente al mercado interno, a excepción de grandes aserraderos, fabricantes de tableros reconstituidos (conformados por madera desmenuzada) y el 9% de las firmas encuestadas también exportan (entre las que se incluyen pymes)”.

La mayor parte de sus ventas está destinada a productos mayoristas, especialmente en aquellas que se especializan en envases, pallets, aserraderos y remanufactura, excepto el rubro carpintero que comercializa más de la mitad de sus productos directamente al consumidor final.

En cuanto a la productividad laboral mensual promedia $105.000, medida por la facturación por empleado. En el caso de las empresas grandes, el valor es mayor, entre $180.000 y $270.000, y el resto de los subsectores tienen productividades prácticamente similares, entre $86.000 y $100.000.


Financiamiento e inversión

Como ocurre en la mayoría de las actividades económicas, la principal problemática detectada por los industriales tiene que ver con trabas en el acceso al financiamiento, que obstaculizan la inversión y la competitividad. Entre las dificultades propias de cada empresa está la organización de la producción, los problemas de personal (capacitación y ausentismo), estrategias de venta y equipamiento insuficiente.

Desde INTI, señalaron que uno de los aspectos de mayor debilidad en el sector es el relacionado con la gestión empresarial. “Es muy alta la proporción de empresas, especialmente las más pequeñas, que cuentan con sistemas de gestión productiva y administrativa elementales”, resalta la institución en la publicación realizada en el sitio oficial del organismol.

Como contrapartida, son escasas las firmas que declaran utilizar normas técnicas o contar con asistencia externa en gestión empresarial o diseño de productos.

Por otra parte, si bien las firmas de la cadena de la madera tienen obstáculos para invertir, en los últimos cinco años continuaron realizando inversiones principalmente en la adquisición de herramientas (63%) y maquinarias (55%). Aunque, el 56% del equipamiento fue renovado en la última década y el 3% tiene menos de un año.

Al respecto, Maslatón, indicó que “casi el 80% de las empresas consideran que su equipamiento es bueno. Sin embargo, al cruzar la información de su estado y antigüedad se observa que en promedio superan los trece años y en muchos casos están en un estado amortizado”.


La competitividad

El relevamiento se llevó adelante con el fin de mejorar la competitividad de la industria argentina de la madera y el mueble. En este sentido, Alfredo Ladrón González, director del Centro de Madera y Muebles del INTI, adelantó que “los resultados arrojados por el informe permitirán tomar decisiones empresariales y de políticas públicas adecuadas para el desarrollo del sector”, de cara al 2018.

Cabe aclarar que los  de una encuesta realizada a 447 firmas de todo el país. El relevamiento se realizó en 2016 sobre diez subsectores productivos y las empresas que contestaron se ubican en su mayoría en las provincias donde los polos madereros o muebleros más se concentran: Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, Misiones, Río Negro, Salta, Santa Fe y Tucumán.

En sintonía con las acciones para mejorar la competitividad del sector, en  septiembre, los Ministerios de Interior y Obras Públicas, Producción y Agroindustria, FAIMA y otras entidades del sector privado incluyendo Sindicatos y Bancos, firmaron el “Acuerdo Marco de Promoción de la Construcción de Viviendas con madera”, que incluye que el 10% de las casas del plan nacional de vivienda serán de madera.




 

show_section: Madera & Mueble