Imprimir
PDF
16
Julio
2017

“La tormenta del siglo” paralizó la Patagonia y se registró un frío récord en Bariloche

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La emergencia climática ocasionó todo tipo de trastornos, empezando por la suspensión de vuelos hacia Bariloche, pasando por rutas con circulación restringida, a cortes de suministro eléctrico y suspensión de clases. Los aeropuertos de San Martín de los Andes, Ushuaia y Chapelco fueron cerrados.De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional, poco después de las tres de la mañana hubo unos 22,4 grados bajo cero en Bariloche, lo que estableció una nueva marca mínima después de 54 años.

 

 

 

Fuente: Clarín e Infobae

 

BUENOS AIRES (16/7/2017).-La emergencia climática ocasionó todo tipo de trastornos, empezando por la suspensión de vuelos hacia Bariloche, pasando por rutas con circulación restringida, a cortes de suministro eléctrico y suspensión de clases. Los aeropuertos de San Martín de los Andes, Ushuaia y Chapelco fueron cerrados.

 

La emergencia climática de­clarada en la Patagonia, que tiene prácticamente aislada a esa porción del territorio argentino, provocó en el inicio de las vacaciones de invierno la ino­perabilidad de distintos aero­puertos de la región, el cierre de rutas y cortes de luz en diferentes ciudades.

 

El fenómeno, el más in­tenso de los últimos 17 años, afectó también al transporte y de­terminó la suspensión de clases. Los aeropuertos de San Martín de los Andes, Ushuaia y Chapelco fueron cerrados ayer a la tarde por las fuertes nevadas que cayeron en toda la Patagonia, mientras que el de Bariloche permanece inactivo para los aterrizajes, aun que está operativo para los despegues, informó la Administración Nacional de Aviación Civil.

 

El organismo destacó que hasta ayer por la noche “Neuquén era la úni­ca alternativa para los vuelos a Chapelco y Bariloche, mientras que Río Grande es la alternativa para los vuelos a Us­huaia”.

 

Paralelamente, Aerolíneas Argentinas informó que “la empresa se encuentra en­focada en el monitoreo de la situación, pero anticipa que po­drían presentarse complicaciones si debieran cerrarse otros aero­puertos a raíz de las nevadas, da­ do que las alternativas presentan sus propias dificultades y los tras­lados por ruta son peligrosos”.

 

Lógicamente, el caos se sintió en la terminal aérea porteña y se estima que el problema climático afectó ayer a unos 3.500 pasajeros. Trascendió que regularizar los vuelos en su totalidad llevará, al menos, tres días.

 

En Chapelco hay zonas anegadas, barrios sin suministro eléctrico y rutas cortadas por la nieve, y otro tanto sucede en zonas aledañas a Bariloche, donde se suspendieron las clases en los tres turnos.

 

El Ministerio de Transporte de la Nación informó que estaba en marcha el “Operativo Nieve para reducir demoras y cancelaciones de vuelos en los aeropuertos afec­tados por las condiciones climáti­cas adversas”.

 

“El objetivo es que las operaciones en los aeropuer­tos de la Patagonia se realicen en forma segura”, destacó el ministerio en un comunicado. En el Camino de los Siete Lagos sólo se permitía el paso a las ca­mionetas 4×4, mientras que en la Ruta 40 se limitó la circulación a los vehículos de doble tracción con cadenas.

(Télam)

La Ruta 48, en el tra­mo San Martín de los Andes-Hua Hum, se encontraba intransitable a raíz de la nieve acumulada y la caída de árboles, al igual que en la Ruta 23, en el tramo Junín de los Andes-Malleo. Los pasos internacionales Pino Hachado y Hua Hum permane­cieron inhabilitados, mientras que el Paso Cardenal Samoré es­tuvo transitable, pero con precaución.

 

El Parque Nacional Lanín cerró sus senderos y recomendó evitar el tránsito, recorridos y per­manencia en las zonas boscosas. En Río Negro, la ruta entre El Bol­són y Bariloche tenía tránsito res­tringido, mientras que se registra­ron cortes en el suministro eléctri­co de El Manso, Villegas, El Foyel y Ñorquinco. En la zona trabaja­ba personal de Gendarmería Na­cional y de Seguridad Vial, que pidió “extremar precaución y salir a la ruta sólo en caso de ser necesa­rio”.

 

 

Frío récord en Bariloche

 

En un principio se pensaba que la peor nevada en los últimos 20 años sería suficiente para someter a Bariloche en plena temporada de vacaciones de invierno. Sin embargo, el frío también jugó su parte: según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), la ciudad rionegrina registró la temperatura más baja de su historia.

 

Ocurrió poco después de las tres de la madrugada, cuando se alcanzó la temperatura de 22,4 grados bajo cero. El propio SMN indicó en su cuenta oficial de Twitter que se rompió una marca de 54 años al superarse así los -21,1º C, registrados el 30 de junio de 1963.

 

El panorama en las principales ciudades de la Patagonia es preocupante. Cortes de luz, pasos cerrados, vuelos cancelados, caídas de árboles y postes de luz generaron un auténtico caos en diversas ciudades del sur de la Argentina y dejaron prácticamente aislada a una zona que se preparaba con entusiasmo para recibir las vacaciones de invierno.

 

La propia San Carlos de Bariloche fue una de las ciudades más afectadas por el temporal de nieve. Hasta la última hora del sábado, unos 16.000 usuarios (un 32% del total) se quedaron sin luz, mientras que la ruta 237 y el empalme con la Ruta Nacional Nº 40 quedaron interrumpidos durante gran parte de la jornada.

"Este temporal de nieve fue excepcional, similar al del año 1995. Hay gran cantidad de árboles caídos, que destruyeron los tendidos provocando la caída de los postes enteros", se informó desde la Cooperativa de Electricidad de Bariloche (CEB).

 

Como si fuera poco, la región sufrió enormes inconvenientes precisamente en el inicio de las vacaciones de invierno, cuando las principales ciudades se preparaban para recibir a turistas de todas partes de la Argentina y del extranjero.

 

Según informó el diario de Río Negro, durante todo el sábado se cancelaron 20 vuelos desde Buenos Aires a Bariloche y otros tres a la ciudad de Chapelco.

 

"El tema del aeropuerto fue complejo. Prácticamente hubo 36 horas sin vuelos e hizo que varios turistas se pusieran nerviosos. sobre todo los que se quieren volver. En el aeropuerto vimos escenas de gente que quiere volver a sus casas y se ponía nerviosa", afirmó el intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso, al canal A24.

 

Ya desde el viernes a la noche se habían registrado unos 2.500 pasajeros que quedaron varados en Bariloche y no podían regresar a sus hogares. Para aquellos turistas extranjeros, muchos de los cuales disponían de combinaciones con vuelos en Ezeiza, se convirtió en un problema de mayor magnitud.

 

Como si fuera poco, la mayoría de los hoteles de la ciudad, que tenían todas sus habitaciones reservadas para las próximas dos semanas, no permitieron a los huéspedes que quedaron varados regresar a los establecimientos para pasar la noche. Muchos debieron intentar dormir en el propio aeropuerto.

 

"La semana pasada se registró un nivel de ocupación del 75% y esta semana, como arrancan las vacaciones de invierno en Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, se espera que esté todo lleno. Así y todo, estamos avisando a los hoteleros para que alojen a aquellos que ya se tenían que haber ido porque la realidad es que muchos de los que llegaban, no lo van a hacer", advirtió el secretario de Turismo de Bariloche, Marcos Barberis.

 

show_section: Nacionales