Imprimir
PDF
04
Octubre
2017

Chaco: Bosques refuerza su lucha contra el tráfico de madera en la frontera con Santiago del Estero

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Resultado de imagen para bosques + Chaco + Santiago del esteroAsí lo confirmó el director de Bosques del Chaco, Emanuel Carrocino. Explicó que en la zona de la picada Olmos, en la frontera entre Chaco y Santiago del Estero, se filtran varias toneladas de madera de quebracho colorado que son usadas luego para hacer durmientes en los aserraderos de Monte Quemado.

 

Fuente: Chaco Día por Día


CHACO (4/10/2014).- La zona de Las Pirámides es considerada como zona roja en materia de extracción de madera en forma ilegal, y por eso, la Dirección de Bosques, que depende del Ministerio de Producción de Chaco, continúa con el proceso de fortalecimiento institucional del organismo que comenzó en diciembre del 2015.

“La metodología implementada por la provincia para el control de sus recursos forestales, en una lucha permanente contra la tala ilegal y el tráfico de madera, fue expuesta por el Chaco en un encuentro regional concretado recientemente en Salta”, indicó a NORTE el subsecretario de Recursos Naturales del Chaco, Luciano Olivares.

A principios del 2017, en la localidad de Los Frentones se anunció este programa de fortalecimiento que inició con la entrega de siete camionetas y una casilla rodante para establecer un punto fijo de control.

El director de Bosques del Chaco, Emanuel Carrocino, confirmó que instalaron controles permanentes en una de las zonas más permeables al tráfico de madera: la picada Olmos. Es que esta área que limita con Santiago del Estero es caldo de cultivo para la tala ilegal de madera del lado chaqueño que luego se termina en aserraderos santiagueños sin pagar ningún tipo de impuestos ni permisos.

“Esto está enmarcado en una política que estamos llevando adelante desde hace rato respecto a cuidar nuestros recursos naturales y que en lo posible que sean aprovechados de manera sustentables por los chaqueños para que la mano de obra y la transformación se dé en el Chaco”, explicó Carrocino en declaraciones a RADIO CIUDAD.

El funcionario explicó que en la zona de la picada Olmos, en la frontera entre Chaco y Santiago del Estero, se filtran toneladas de madera de quebracho colorado que luego son usadas para hacer durmientes en los aserraderos de Monte Quemado.

“Esta madera que se robaba o se cortaba ilegalmente lo que ocasionaba era que el costo de un durmiente para un aserradero de Monte Quemado era mucho menor que el costo para un chaqueño. Entonces los chaqueños estaban atrasados o perdían las licitaciones. La idea era poner un punto de control para terminar un poco con el tráfico de madera”, añadió.


Corracino explicó que uno de los problemas que había para hacer más efectivos los controles es que la zona “es un punto del mapa que estaba alejado de todo”. “Nosotros tenemos una oficina en Taco Pozo, Fuerte Esperanza y Los Frentones. Había un punto en el medio de ese triángulo que le quedaba lejos a todos. Entonces la idea nuestra es que entre la picada 60 y 80 pusimos un punto fijo de control. Ahí se instaló una casilla y ahora avanzamos un poco más. Esto fue un avance. Y los datos eran concretos de los productores que continuamente nos reclamaban esto”, indicó.

“Lo que se hacía antes eran controles periódicos: iban los inspectores tres días y se volvían. Capaz que esos tres días no pasaban nada pero después otra vez se volvía a sacar madera. Entonces la decisión que tomamos fue poner un punto y estar los 365 días del año. Hay gente con dos camionetas dando vueltas continuamente por la zona”, informó.






show_section: Política y Economía