Imprimir
PDF
29
Octubre
2017

El Grupo INSUD apuesta a duplicar la producción de la planta de bioenergía que construye en Corrientes y presentó un segundo proyecto por 37 MW de potencia en el RenovAr 2

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La gran noticia de inversión para el sector forestal de Corrientes fue la fuerte apuesta del Grupo INSUD en sus proyectos de bioenergía, en la que proyectan duplicar la generación de energía de la futura Central Térmica Garrucho, planta industrial que tiene en marcha las obras de construcción bajo la sociedad FRESA (Fuente Renovable de Energía SA) por 40 mega watts de potencia. “La proyección es de ampliar la planta y duplicar la producción, con un proyecto similar a FRESA por otros 37 MW de potencia y que participará del RenovAr”, confirmó el director ejecutivo del Grupo, Manuel Sobrado.

 

 

Por Patricia Escobar


BUENOS AIRES (29/10/2017).- La gran noticia de inversión para el sector forestal de Corrientes fue la fuerte apuesta del Grupo INSUD en sus proyectos de bioenergía, en la que proyectan duplicar la generación de energía de la futura Central Térmica Garrucho, planta industrial que tienen en marcha las obras de construcción inicial bajo la sociedad FRESA (Fuente Renovable de Energía SA) por 40 MW (mega watts) de potencia, con la proyección de ampliar la producción a través de la nueva inversión con Garruchos Forestación SA para una nueva planta de generación de energía por otros 37 MW de potencia. Este último proyecto fue presentado en el marco de la convocatoria de licitación del Programa RenovAr el pasado jueves 19 de octubre del corriente año, en la denominada Ronda 2 del plan que impulsa el gobierno nacional, y están a la espera de los resultados.

De esta manera, se encaminan a consolidar en la localidad correntina de Gobernador Virasoro la mayor planta de generación de energía de biomasa forestal de la Argentina, hasta el momento, con el objetivo de abastecer desde la región al Sistema Interconectado Nacional.

El nuevo proyecto “San Alonso” de Garruchos Forestación SA fue uno de los cinco proyectos de biomasa forestal ofertados para Corrientes en la segunda ronda del RenovAr, ya que se suma al presentado por Genergia BIO (Biomasa Santo Tomé de 10 MW) y Genergía BIO (Ampliación Santa Rosa de 1,64 MW); Santo Tome Kuera (Kuera Santo Tome de 12,92 MW); Forestadora Tapebicua SA (Generación Virasoro de 3 MW). En tanto, un solo proyecto fue ofertado para Misiones, por la firma santafecina Molino Matilde para un proyecto de generación de energía en Cerro Azul.

En total, fueron 20 los oferentes de proyectos con fuente de biomasa forestal, donde también participaron de Buenos Aires, Tucumán, Córdoba, Chaco y Formosa.

Pero en total, el Ministerio de Energía y Minería de la Nación cerró la Ronda 2 del programa RenovAR con un récord de 228 ofertas por 9.401 MW, lo que significa una inversión estimada de 11.000 millones de dólares. Los oferentes están a la espera de los resultados de la Licitación tras la convocatoria realizada el pasado jueves 19 de octubre, y que superó ampliamente la oferta del Estado Argentino.



El avance de FRESA

En la localidad correntina de Virasoro ya se avanza en las obras de construcción de la planta de FRESA, sociedad conformada por el Grupo Benicio y Grupo INSUD, que invertirá 55 millones de dólares en el proyecto. La central producirá 40 MW de energía eléctrica a partir de biomasa forestal para abastecer al Sistema Interconectado Nacional. “FRESA es resultado de un convenio con ENARSA (Energía Argentina SA), en el marco del GENREN (Programa de Generación de Energía Eléctrica a partir de Fuentes Renovables). Pero tendrá una particularidad, ya que se decidió expandir la capacidad de producción de la planta y, por medio del Programa RenovAR presentaremos un segundo proyecto con las mismas características de FRESA para duplicar la producción”, anunció el director ejecutivo del Grupo INSUD, Manuel Sobrado, en el marco de las jornadas de las Conferencias de Inversiones Forestales en el Cono Sur, realizadas la semana pasada en Buenos Aires, dos días antes de la convocatoria de las licitaciones donde finalmente concretaron su presentación como oferentes.

El ejecutivo, en su papel de líder de la compañía, es responsable de los resultados empresariales del Grupo, el desarrollo de nuevos proyectos de inversión y prestación de servicios corporativos a las diferentes unidades de negocio.


El nuevo proyecto en Corrientes tendría una capacidad de producción de otros 37 MW de potencia, y se construirá en el complejo de San Alonso, en el mismo sitio donde están construyendo la planta térmica del Proyecto FRESA. La incursión de este nuevo proyecto movilizará la cuenca productora tanto en disponibilidad como en el precio del subproducto, ya que el abastecimiento de lo que será en un futuro el mega emprendimiento energético demandará un volumen sostenido de abastecimiento propio y de terceros.

Sobrado, en su exposición, compartió los motivos que llevaron al CEO del Grupo INSUD, Hugo Sigman, a orientar en los últimos años sus inversiones más fuertes en el negocio forestal y agropecuario, y detalló el proceso de alianza con el Grupo Benicio. “El Grupo INSUD tiene un patrimonio de 76 mil hectáreas forestadas entre Corrientes, sur de Misiones y en Paraguay, de las cuales unas 44 mil son plantaciones de pino y eucalipto, entre otras especies. Siempre la preocupación fue pensar como dar mayor valor a los bosques implantados, darle un destino claro a todo aquello que parecía no tener valor, y por ello se avanzó en la decisión de constituir una sociedad con José Castellone (Grupo Benicio) para crear la empresa FRESA”, detalló el ejecutivo en su conferencia.

“Estudiamos distintas alternativas, y pensamos fundamentalmente en la eficiencia del transporte para el abastecimiento de la producción de energía eléctrica, fue así que arrancamos con el proyecto de generación de energía a partir de biomasa forestal”, remarcó.

La sociedad de FRESA fue creada en 2009, para la instalación de la planta en el paraje San Alonso, en un predio lindante a la planta impregnadora de postes de Pomera Madera, un lugar que tiene acceso sobre Ruta 14 y 120, en línea recta a la línea de 142 KW que será la que permitirá la conexión a Red Nacional. “Por otra parte, este acceso es importante por la logística, para facilitar el abastecimiento. La planta se abastecerá con un consumo de biomasa de 66 toneladas por hora, son 60 camiones por día que tienen que entrar a la planta para el autoabastecimiento, y se puede llegar hasta los 90 camiones diarios”, marcó Sobrado para dar magnitud del volumen de madera que se movilizará en la región.

 

 

“La planta de FRESA será construida en un predio de 35 hectáreas, donde se instalará todo lo que el diseño de una clásica planta que con estas características demanda (acopio de materiales, calderas, turbo generadores, etcétera), con la particularidad que hemos previsto aumentar la producción, con una segunda planta de generación de energía eléctrica de similares características a FRESA”, dijo, sin mencionar hasta ese momento que se refería al proyecto Garruchos SA -presentado posteriormente- como oferente en la licitación del RenovAR.

Para la definición del negocio, consideraron la disponibilidad del combustible, la tecnología a utilizar, el marco regulatorio y el mercado (a quién vendo y en qué condiciones). “Fue allí que tomó relevancia las iniciativas del gobierno nacional como también las adoptadas por el gobierno provincial, ya que apuntaron a generar las condiciones favorables a este tipo de proyectos”, rescató el ejecutivo.

La iniciativa demandará unos u$s 55 millones, inversión que en un 50% será aportada por los socios y el resto financiado por bancos. “Producirá 40 MW, energía suficiente para abastecer a 100 mil habitantes, que se volcarán al Sistema Interconectado Nacional a través de un contrato con Enarsa, que tiene un contrato espejo con CAMMESA, por 15 años de plazo y un precio de 118 dólares el MW”, precisó Sobrado respecto al proyecto FRESA.

Expansión en Corrientes

En cuanto a la decisión del tamaño de la planta-que rondará entre ambos proyectos a la generación de energía por casi 80 MW de potencia-, el director ejecutivo del Grupo INSUD sostuvo que “fue lo más conveniente para lograr conseguir financiamiento y lograr la amortización de la inversión. Estudiamos distintas alternativas, el tamaño de la planta fue decidido para que sea viable y financiable”, recalcó. “Buscamos un proyecto flexible, y si bien no encontramos un proyecto totalmente flexible, logramos un diseño con un sistema para el procesamiento de aserrín, corteza, chip con corteza, y en el caso que fuera necesario, si se elevan los precios significativamente y hubiera algún riesgo en el negocio, o no hubiese materia prima disponible en la zona, la empresa dispone de una base forestal con la posibilidad de generar biomasa con cultivos de alta rotación, ciclos de corta más breve, lo que nos permitirá lograr autoabastecernos de biomasa de nuestros propios bosques”, aclaró Sobrado, brindando un análisis integral del negocio.

De esta manera, la estrategia fue analizar el proyecto en una radio de influencia de 100 km donde se encuentran instaladas las plantaciones de la empresa. “Con 200 mil hectáreas forestadas actualmente, podemos abastecer el doble de lo que tenemos hoy, ya que estamos utilizando menos de la mitad de la biomasa que se produce. Por lo tanto, en paraje San Alonso vamos a contar con el combustible necesario y a precios de mercado”, concluyó el ejecutivo.

 

 

 

show_section: Política y Economía