Imprimir
PDF
01
Noviembre
2017

Laharrague destacó la designación de Etchevehere: “Se avanza en un proceso de construcción de consensos y cogestión público-privada”

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

En una entrevista con el director de Puerto Laharrague y Laharrague-Chodorgue, Nicolás Laharrague, se mostró optimista respecto al futuro de la actividad foresto-industrial en la Argentina para recuperar rentabilidad, competitividad y mercados que fueron perdiendo en estos últimos tiempos, principalmente por los altos costos de transporte y logística interna, la fuerte presión impositiva, y la reducción de la obra pública que fue desacelerando las ventas en el mercado interno. “Hay una reactivación del mercado desde agosto, un breve repunte que esperamos se mantenga. Estamos un poco mejor que el primer semestre, muy lento pero hay señales positivas y acciones muy concretas para pensar en un mejor escenario para el sector, somos optimistas de que las cosas se van a encaminar”, dijo el empresario en diálogo con ArgentinaForestal.com.


 

 

Por Patricia Escobar

BUENOS AIRES Y MISIONES (1/11/2017).- Son muchas las noticias en estos días que muestran que el camino elegido por el gobierno de Mauricio Macri se profundizará en el país. Y este camino responde en gran parte al reclamo del sector empresario de la cadena forestal.

Tras el triunfo de las elecciones legislativas de Cambiemos y los recientes anuncios de mesas de consenso, reforma tributaria y un plan de inversión en infraestructura, se atenderá -de alguna manera- los temas prioritarios que fueron planteados por la Mesa de la Cadena Foresto-industrial al mandatario en la reunión que lograron en agosto y que derivó en una intensa agenda de trabajo que se espera para el 22 de noviembre algunos anuncios y sus primeros resultados. Además, se conformó la Mesa Nacional de la Construcción con Madera y se firmó un convenio con el sector forestal del país para garantizar que los planes de viviendas sociales de la obra pública se realicen en un 10% con el uso de madera.

Asimismo, finalmente la visualización del dirigente rural que logró reunir a todos los actores del sector privado del país y acercar en forma directa al Presidente para consensuar la “agenda de prioridades” para la competitividad foresto-industrial, dio sus resultados, ya que se anunció ayer que asumirá como nuevo ministro de Agroindustria de la Nación el Dr. Luis Miguel Etchevehere, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

Laharrague se refirió en la entrevista sobre esta designación y sostuvo que fue una “grata sorpresa” para el sector foresto-industrial. “Ya desde su función de presidente de la SRA fue a quien designó Macri para convocar a todos los actores de la cadena productiva a conformar la Mesa Sectorial, una de ellas es la Mesa Foresto-industrial. En estas semanas de trabajo fue adquiriendo mayor conocimiento de la situación de nuestra actividad y supo comprender todas las necesidades”, indicó el empresario maderero.

Consideró además que el dirigente es “una persona formada y con experiencia, que viene del sector privado. Sin dudas, su gestión en el área ayudará avanzar en la cogestión público-privada de toda la cadena Agroindustrial”, expresó.

En este contexto, para Laharrague se transita “un nuevo escenario” en el país donde hay señales concretas de un trabajo diferente desde el Estado. “Si bien recién empezamos y falta mucho para poder ser todo lo confiable que se necesita para lograr que se concreten inversiones de los grandes jugadores de la industria de celulosa –por ejemplo-, es positivo que ya nos vendamos distinto como país o nos mostramos diferente al mundo”.

En esa línea, aseveró que el sector foresto-industrial “ocupa” un lugar en la agenda pública del gobierno nacional. “Desde agosto, que se convocó a crear una Mesa de la Cadena Foresto-industrial por el Presidente Macri, estamos trabajando en forma cogestionada entre sector privado y público, y participan funcionarios de diversos organismos según los temas a tratar. Se formaron sub-mesas para consensuar temas sobre Aduana, Infraestructura, Logística, Vías Navegables, Bitrenes, entre otros. De esta manera, lo que se pretende es ir puliendo las deficiencias y burocracias que hoy existen, y que fueron motivos que desalentaron al sector privado a crecer y poder producir”, explicó Laharrague.

Por otra parte, destacó la organización reciente de la Conferencia de Inversiones Forestales del Cono Sur –realizada en Buenos Aires el 17 y 18 de octubre- ya que se trató del primer foro internacional que permitió generar un espacio para dar a conocer por los propios funcionarios del gabinete nacional los cambios en la política para el sector foresto-industrial de la Argentina. “Hubo una presencia importante de representantes del gabinete que expusieron a los asistentes los ejes de acción en los que se está trabajando, pero también ratificaron aquellos aspectos en los que están decididos a corregir, que son justamente los puntos que marcamos en la agenda como prioridades a resolver si queremos ser competitivos y desarrollar esta actividad”, advirtió el empresario misionero.

En el evento con inversores estuvo el ministro de Producción, Francisco Cabrera, junto al secretario de Agroindustria, Ricardo Negri; por el PROBIOMASA, Miguel Almada, y en representación del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Diego Moreno.

 

Volver al mapa

El empresario misionero consideró que otro gran paso para el crecimiento del sector será tener la mirada de una “región forestal” en el Cono Sur, compartido con Chile, Brasil, Uruguay y Paraguay. “Argentina no estaba en el mapa para las inversiones y negocios forestales, pero ahora entró nuevamente a ser un jugador del Cono Sur. Esto recién comienza, hay mucho trabajó aún por hacer y que llevará tiempo, lo importante es que se comenzó a definir el camino que el país va a transitar donde habrá que hacer las correcciones necesarias y hacer viable la actividad, ser competitivos, previsibles y con reglas de juego bien claras”, remarcó en la entrevista.

Y es que la Argentina, frente a sus competidores vecinos, llevó adelante una política forestal desalentadora para atraer a inversores de gran escala. Entre 2000 y 2015, la superficie plantada en Latinoamérica aumentó un 55%. En ese período, en Brasil se expandió 49%; Chile, 57%; Uruguay, 69%; mientras que en la Argentina sólo creció 12%. Hoy Brasil es el principal exportador mundial de pulpa para papel en el Cono Sur.

De 1990 a 2015, Brasil invirtió en el sector más de US$ 20 mil millones, Chile US$ 8 mil millones y Uruguay US$ 3 mil millones. Esto les permitió a Brasil exportar US$ 9 mil millones en 2016, pasando de representar el 4% de las exportaciones mundiales de pulpa de papel, al 20%; Chile, exportando cerca de US$ 6 mil millones pasó del 2% a 9%; y Uruguay, exportó US$ 1,2 mil millones de dólares, pasando del 0 al 3%. Mientras, en la Argentina, la última inversión “greenfield” en plantas de celulosa y papel fue en 1982 (Alto Paraná) y el sector tiene un alto déficit comercial, detallaron en un informe presentado al gobierno nacional desde la Mesa de la Cadena Foresto-industrial.

A este contexto, hay que agregarle el conflicto ambiental con Uruguay por la instalación de pasteras sobre el Río Uruguay, la Ley Nacional de Tierras que limitó la venta a extranjeros, la Ley de la Madera de Entre Ríos que prohíbe la exportación de rollos, y las leyes en Misiones, como declarar de Insalubridad Laboral la Industria de Celulosa y Papel o aplicar Ingresos Brutos a las Exportaciones, lo que fue considerado por el propio ministro de Producción, Francisco Cabrera, como una “aduana interna” que habrá que “corregir”.

Mientras tanto, Uruguay, Brasil y Chile dieron garantías para las grandes inversiones y éstos proyectos se concretaron: “Pero la Argentina estuvo dormida 20 años, ahora el país está nuevamente invitando a invertir a grandes jugadores. Aún no van a llegar estas inversiones, pero estamos trabajando en conjunto desde el sector privado con el sector público para generar el escenario adecuado para que en un futuro puedan concretarse”, señaló Laharrague.

La realidad es que las empresas forestales nacionales no tienen en carpeta grandes inversiones para el corto plazo, pero según el empresario “se está trabajando en lograr competitividad para toda la cadena de valor foresto-industrial, recuperar rentabilidad y mercados, sostener la fuente laboral. Si el escenario cambia, después las inversiones llegarán, porque el empresario quiere invertir y quiere trabajar. Esto se demostró en el sector forestal en el 2002, la capacidad instalada estaba y las exportaciones crecieron en un momento que fue favorable el mercado internacional. Hoy no tenemos competitividad, enfrentamos altos costos de logística, llegar a los puertos para salir a destino con nuestra producción es prácticamente a pérdida”, graficó el directivo. “Aunque la capacidad está y podemos salir a los mercados si mejoran las condiciones”, indicó.


Bitrenes, una prioridad

La incidencia del transporte y la logística en los costos de producción forestal son una de las mayores preocupaciones de los empresarios forestales. Este año realizaron varias gestiones para lograr avanzar en la habilitación del uso de bitrenes en la región del NEA ya que permitiría una reducción de costos de transporte terrestre de un 30%.

Pero era uno de los temas que estaban en “análisis” en los despachos oficiales y que lograron con la intervención del Presidente Macri incluirlo en la agenda de prioridades a resolver en el corto plazo. “Hay una ley nacional (N°24.449) y se está trabajando en la reglamentación, es un tema que está instalado como fundamental para recuperar competitividad en las industrias que están ubicadas lejos de los puertos, como sucede en Misiones. Con Vialidad Nacional se están analizando los corredores que serán habilitados, el estado de rutas y puentes para poder instrumentar este transporte con seguridad. Además, se está pensando en ampliar la normativa de carga, y en todo este proceso participan de la Cámara de Transporte, las Provincias, Municipios y Sindicatos, ya que hay muchas realidades e intereses también, hay que consensuar entre todos los que somos parte para no encontrarnos a futuro con trabas o escollos que no podamos resolver”, relató Laharrague, quien participa de varias de estas mesas de trabajo.

Sin embargo, se mostró más preocupado por el trabajo que en paralelo habrá que hacer para “desmitificar los riesgos, en los miedos que existen para su habilitación. Los bitrenes se usan en rutas de Brasil y Uruguay, y en algunas provincias de la Argentina, como se da en San Luis donde funciona hace 10 años sin mayores problemas. Es una forma de transporte que reduce significativamente los costos y hace a la competitividad del sector productivo”, recalcó el empresario misionero.

Igualmente, en las mesas de trabajo se discute sobre la demanda de medidas que permitan mejorar la competitividad con mejoras en la hidrovía, rutas y caminos, puertos, trenes, simplificación de marco regulatorio relacionado al transporte fluvial y sistema de acceso a la energía eléctrico.

 


REFORMA TRIBUTARIA, LA DISCUSIÓN MÁS DIFÍCIL

 

La política tributaria de Misiones es materia de análisis a nivel nacional y motivo de reiteradas críticas del sector privado. El ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera, adelantó en el foro de inversores del Cono Sur que se impulsará en la Argentina una reforma fiscal y tributaria –y que fue anunciada ayer por el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne- y en ese contexto dio el ejemplo de la provincia: “En el caso de Misiones, hay un costo alto de logística que afecta a la competitividad del sector foresto-industrial, pero además hay un costo tributario muy particular. Misiones tiene una “aduana interna”, cobra el 7,5% de impuestos sobre cualquier producto que se exporte. Esto hay que sacarlo, obviamente”, dijo. “Lo tienen que exigir ustedes (los productores) en la Provincia, y desde el Estado Nacional los apoyamos para que logremos revertir esto”, animó el funcionario a los empresarios misioneros presentes en el evento, realizado en Buenos Aires.

Al ser consultado respecto a esta situación, Laharrague admitió que “es un tema complejo, hay que tratar de simplificar la carga tributaria a nivel nacional y en las provincias. Las autoridades nacionales ya han dicho que avanzarán en una propuesta de reforma que vaya hacia este sentido y se reunirán con los representantes de las provincias para analizar un esquema simplificado”, dijo.

Por otra parte, consideró que de todo impuesto se entiende es creado con una contraprestación. “Si solo hay cargas, no hay una contraprestación, es un impuesto que no puede ser justificado, y la realidad es que tanto a nivel nacional hay una carga impositiva grande, comparado con países vecinos, como en la Provincia”, analizó el empresario.

Misiones estaría en la misma situación de la Nación, si se la compara con otras provincias, ya que tiene una política fiscal diferente. “Hay una distorsión muy grande, en un contexto país difícil de trabajar, es necesario bajar la presión tributaria. Por eso, hay que revisar punto por punto, sector por sector, para encontrar medidas que permitan recuperar la competitividad que necesita cada rubro, para producir, invertir y garantizar la fuente de trabajo”, concluyó.

 

show_section: Política y Economía