Imprimir
PDF
16
Febrero
2017

Cada guardaparque costarricense ‘cuida’ 3.400 hectáreas de zonas protegidas

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Sólo 259 funcionarios custodian el 17,41 por ciento del territorio nacional, precisamente el que alberga las zonas protegidas en territorios públicos en Costa Rica. Cada guardaparque tiene que velar, en promedio, por 3.436 hectáreas de áreas protegidas, según datos de AmeliaRueda.com con base en información suministrada por la organización ambiental Neotrópica.

Fuente: Sitio Amelia Ruedas

 

COSTA RICA (16/2/2017).- Insuficiente. Sólo 259 guardaparques custodian el 17,41% del territorio nacional, que equivale a 889.000 hectáreas o 8.899 km². Esas vastas extensiones de bosque llenos de animales, plantas, árboles y ríos corresponde a todas las áreas protegidas que se encuentran en terrenos públicos, en donde los guardaparques tienen total autoridad.

También existen áreas protegidas en terrenos privados, que tienen un menor grado de protección. Los guardaparques no tienen potestad sobre éstas, explicó el director de la fundación, Bernardo Aguilar.

Según el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), el 26,57% del territorio costarricense está cobijado bajo la figura de áreas protegidas: ese es el porcentaje que se vende en el mundo para promocionar el turismo y la marca ambiental de Costa Rica.

Del total de las áreas protegidas, un 69% está en propiedad estatal, es decir, bajo jurisdicción de los guardaparques; y un 31% en zonas privadas.

“Costa Rica tiene fama a nivel internacional por ser excepcional en la protección de la naturaleza y es ejemplo para los demás países, pero nosotros, estando aquí adentro, sabemos que eso no es tan cierto”, afirmó Luis Diego Solís, director de Preserve Planet.

En total, el país cuenta con 500 guardaparques, pero solo 259 velan por la protección de la flora y la fauna, pues el resto se dedica a labores administrativas, técnicas y de investigación.

 

Los guardaparques tienen que combatir la caza furtiva, la orería (minería artesanal en ríos), la tala de árboles, la extracción de animales y hasta narcotráfico, puesto que el crimen organizado utiliza algunos parques como bodegas.

 

De los 51.100 km² que abarca el territorio nacional, 13.557 km² son áreas protegidas (públicas y privadas) como parques nacionales, reservas biológicas, refugios de vida silvestre y reservas naturales absolutas.

“Necesitamos reforzar a los guardaparques, darles municiones, alimentos. La Fuerza Pública, cuando tiene oportunidad, brinda colaboración, pero en muchos lugares la policía está al tope de trabajo así que no puede ayudar mucho”, comentó el director de Preserve Planet.

 

Los voceros de Preserve Planet y Neotrópica fueron claros en que las áreas protegidas, sobre todo los parques nacionales, son una mina de oro para el país, ya que son el imán de atracciones de turistas de todo el mundo.

 

La entrada de turistas representa un 20 por ciento de los ingresos por exportación del país, que equivale al 5 por ciento del Producto Interno Bruto. De ese porcentaje, más del 80 por ciento está relacionado con las áreas protegidas, sin embargo, el Estado le asigna a la protección de esas zonas un 0,2% del PIB, según datos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

"En el país obtenemos muchísimos beneficios de las áreas protegidas, en relación a la inversión que hacemos. Obtenemos muchísimo más de lo que invertimos", concluyó Aguilar.

show_section: Actualidad