Imprimir
PDF
01
Noviembre
2017

Autoridades y empresarios analizan regular uso de biomasa como energía térmica

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Se realizó ayer una nueva reunión de la Mesa de Trabajo de Biomasa para la generación de energía térmica, donde el sector privado, convocado por PROBIOMASA y la AFoA, discutió sobre cómo generar políticas para que en la Argentina se comience a aprovechar residuos, en reemplazo de combustibles fósiles. Planean crear un marco legal.

 

Fuente:Energía Estratégica

 

BUENOS AIRES (31/10/2017).- La reunión estaba prevista a las 14 horas, en el Ministerio de Agroindustria de la Nación, en la Mesa de Trabajo de Biomasa para la generación de energía térmica. El espacio busca generar políticas para que se empiece a aprovechar la biomasa seca -como residuos forestales- y biomasa húmeda –biogás, a través de cultivo energético o desechos agropecuarios y agroindustriales -, ya no en su transformación como energía eléctrica –como propone el Programa RenovAr- sino como energía térmica, generando reemplazos directos de gas, gas oil, fuel oil.

Las reuniones son encabezadas por el ‘Proyecto para la promoción de la energía derivada de biomasa’ (PROBIOMASA) y de la Asociación Forestal Argentina (AFoA), y para martes se esperaba una amplia participación del sector privado, técnicos del INTA y el INTI y funcionarios del Ministerio de Energía y Minería.

Tal como adelantó Energía Estratégica, en las reuniones se viene discutiendo la necesidad de crear un marco legal -como podría ser una Ley- que permita aprovechar las potencialidades biomásicas de argentina, hoy desatendidas.

La idea sería crear un marco normativo, similar a la Ley 27.191, que pueda generar herramientas que unan la oferta con la demanda.

Un empresario, que prefirió no ser nombrado, comentó a este medio que actualmente “no hay escala para que esto se desarrolle”. Explica que sólo grandes empresas agroindustriales utilizan su propia biomasa con fines de reemplazar combustibles para generar energía térmica, o bien la comercializan, pero que eso no sucede con las pequeñas y medianas industrias, que por falta de incentivos o cuestiones de logística optan por apartarla a un costado de su campo, descartándola.

“Necesitamos un marco que permita que los que invierten tengan garantías por 20 años como sucede hoy con los proyectos de energías renovables en el RenovAr”, plantea el empresario.

Entre las ideas que se barajan, está la de “colarse” a la Ley 27.191, que exige a Grandes Usuarios el consumo eléctrico del 8 por ciento de energías renovables a partir del 2018, y permitirles que parte de ese cupo sea cumplido con energía térmica.

Otra fuente ligada a la organización de la Mesa de Trabajo comenta a Energía Estratégica que la creación de un marco legal para la biomasa térmica es urgente. “Si el Ministerio de Energía quisiera realizar acciones no podría porque no tiene cómo hacerlo”, advierte.

El técnico resalta que generar un espacio para el desarrollo de la biomasa y biogás con fines térmicos “tendría un impacto social, por la generación de empleo que genera, y un impacto ambiental importante –por el tratamiento de residuos-”. Además, subraya que propiciaría una expansión de la industria local.

show_section: Actualidad