Imprimir
PDF
27
Enero
2017

Capacitación, competitividad y logística serán temas de agenda en las empresas madereras en 2017

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

PlantaLaharragueChodorgueAdrián Grosse, gerente de Administración y Finanzas de Laharrague-Chodorge SA, sostuvo que el 2016 fue un buen año para su empresa y espera un mejor escenario para el 2017. El ejecutivo adelantó que realizarán inversiones en infraestructura y tecnologías para lograr mayor competitividad, pero advirtió sobre algunas medidas que serán necesarias impulsar desde el gobierno nacional para reactivar la actividad foresto-industrial en general.

 

 

Por Patricia Escobar

 

Adrián Grosse, gerente de Administración y Finanzas de Laharrague-Chodorge SA -aserradero ubicado en Montecarlo-, sostuvo que el 2016 fue un buen año para su empresa y espera un mejor escenario para el 2017 . En el anuario de Misiones Online, Visión Misionera 2017, el ejecutivo adelantó que realizarán inversiones en infraestructura y tecnologías para lograr mayor competitividad, pero advirtió sobre algunas medidas que serán necesarias impulsar desde el gobierno nacional para reactivar a la actividad foresto-industrial en general.

 

“En términos del país, la baja del consumo, la discontinuidad de planes a nivel nacional como Procrear, el corte en la ejecución de la obra pública, la caída en las facilidades de financiamiento personal, entre otras medidas, contribuyeron a un año muy complejo para el consumo en el sector”, admitió el empresario.

 

De cara al futuro, Grosse consideró que se observan aun varias dificultades, entre otras corregir o compensar el efecto de las medidas tomadas por el gobierno que afectaron el consumo durante 2016. “Por otro lado, la baja de la inflación y la mejora en las tasas de interés nos permiten mayor previsibilidad y mejores posibilidades de financiamiento para el desarrollo”, explicó.

 

En cuanto a la Provincia, dijo que “tiene grandes retos en términos de competitividad, la presión tributaria y la complejidad normativa, aspectos que siguen siendo un gran obstáculo para el desarrollo de la actividad privada, las posibilidades de exportar siguen viéndose lejanas con la carga fiscal sin cambios, altos costos en logística y un dólar apreciándose”, enumeró el empresario.

 

En este contexto, manifestó que los principales desafíos que enfrentará su empresa este año estarán relacionados a mantener el desarrollo de las personas que trabajan en la capacitación permanente, la recuperación de los niveles de actividad perdidos este año, y poder ejecutar el programa de inversiones previstos para 2017.

 

El directivo de Laharrague-Chodorgue analizó el escenario nacional y consideró que “el gobierno debe trabajar muy fuertemente los aspectos referidos a la competitividad de las empresas en el sector, bajar la carga tributaria eliminando impuestos distorsivos, simplificar los distintos aspectos administrativos para las distintas gestiones públicas, y proponer alternativas para disminuir los costos de logística y mano de obra, entre otros aspectos”.

 

PlantaLaharragueChodorgue1

 

 

Por su parte, la directora de Valerio Oliva Forestal SA, Silvina Oliva, señaló en el Visión Misionera que espera un mejor año: “hay buenas expectativas si se saben aprovechar las oportunidades”, dijo.

 

En coincidencia con su par de Montecarlo, el aserradero Oliva –instalado en Garupá- también se enfocará en lograr mayor competitividad y productividad, para poder salirse de los productos commodities.

 

Para lograrlo, consideró que el sector demandará medidas del gobierno nacional: “serviría mucho concretar y agilizar el Plan Belgrano para la región NEA. Desde la Provincia, hay que revisar la eliminación de la aduana interna de Rentas y duplicación de tasas e impuestos que se ha extendido como moneda corriente en algunos municipios. La Provincia tiene que entender que tienen que atraer las inversiones privadas. No ahuyentarlas con este tipo de medidas confiscatorias. Es algo que se reclama hace muchos años, pero aparentemente no hace mella en nuestros funcionarios”, remarcó la empresaria forestal.

 

 


Mal año para contrachapados y terciado

 

 

 

En tanto, el propietario de Coama Sud América (Eldorado), Román Queiroz, sostuvo que el año 2016 fue malo para su empresa y no tiene muchas expectativas de cambio para 2017. “El futuro para la industria maderera de la provincia, y en particular para mi empresa, lo veo mal mientras sigan abiertas las importaciones y no se reactive la obra pública. Además de la presión fiscal que sigue siendo de la más alta del país”, se quejó el empresario eldoradense.

 

De igual manera, dará batalla este año para sostener la producción y luchar contra el producto importado.

 

En este sentido, indicó que es necesario “que el Gobierno Nacional realice un mayor control en las importaciones para atender el impacto en aquellos productos más sensibles, como lo es el nuestro, el de maderas contrachapadas”.

show_section: Política y Economía