Imprimir
PDF
16
Octubre
2017

Mensaje del Papa a la FAO: ante egoísmo e inercia, urge una cultura de la solidaridad para la real erradicación del hambre en el mundo

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La celebración por el Día Mundial de la Alimentación este año tiene por título “Cambiar el futuro de la migración: invertir en seguridad alimentaria y desarrollo rural”, en un momento en el que el hambre ha aumentado en el mundo tras más de una década en descenso. El Pon­tí­fi­ce des­ta­có que los es­tu­dios rea­li­za­dos por las Na­cio­nes Uni­das, como tan­tos otros lle­va­dos a cabo por Or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, con­cuer­dan en que son dos los prin­ci­pa­les obs­tácu­los que hay que su­perar: “los con­flic­tos y los cam­bios cli­má­ti­cos”. Y afir­mó tex­tual­men­te:“Es­ta­mos lla­ma­dos a pro­po­ner un cam­bio en los es­ti­los de vida, en el uso de los re­cur­sos, en los cri­te­rios de pro­duc­ción, has­ta en el con­su­mo, que en lo que res­pec­ta a los ali­men­tos, pre­sen­ta un au­men­to de las pér­di­das y el des­per­di­cio. No po­de­mos con­for­mar­nos con de­cir ‘otro lo ha­rá’”, reflexionó en su mensaje el Santo Padre.

 


 

Fuente: Agencia de Información Católica (SIC)



ROMA (16/10/2017).- El Papa Francisco y varios ministros de Agricultura del G7 se reunieron en un acto en Roma por el Día Mundial de la Alimentación, en una ceremonia que se llevó a cabo en la sede de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La ce­le­bra­ción de este año tie­ne por tema: “Cam­biar el fu­tu­ro de la emi­gra­ción. In­ver­tir en la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y en el desa­rro­llo ru­ral”.

El Obis­po de Roma fue re­ci­bi­do a su lle­ga­da por su di­rec­tor ge­ne­ral, el Dr. José Gra­ziano da Sil­va y por el Ob­ser­va­dor Per­ma­nen­te de la San­ta Sede ante las Or­ga­ni­za­cio­nes y los Or­ga­nis­mos de las Na­cio­nes Uni­das para la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra, Fer­nan­do Chi­ca Are­llano. Ante todo, en el atrio de esta ins­ti­tu­ción se des­cu­brió la es­cul­tu­ra que el Papa Ber­go­glio re­ga­ló a la FAO, des­pués de lo cual Fran­cis­co con­ver­só bre­ve­men­te con los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes, y tras fir­mar el Li­bro de Ho­nor, el San­to Pa­dre se di­ri­gió al se­gun­do piso del edi­fi­cio, don­de sa­lu­dó a otras per­so­na­li­da­des, en­tre las cua­les al Pre­si­den­te de Ma­da­gas­car, y di­ver­sos em­ba­ja­do­res y mi­nis­tros.

Por úl­ti­mo, en la Sala Ple­na­ria, tras la aper­tu­ra de este en­cuen­tro, que con­tó con la pro­yec­ción del vi­deo so­bre el tema de esta Jor­na­da Mun­dial, y des­pués de las pa­la­bras de in­tro­duc­ción del Di­rec­tor Ge­ne­ral de la FAO, el San­to Pa­dre di­ri­gió su am­plio dis­cur­so.

En cua­tro pun­tos, el Pon­tí­fi­ce ex­pu­so su pen­sa­mien­to acer­ca de este gran pro­ble­ma que afec­ta a los más po­bres del pla­ne­ta. Ante todo re­cor­dó que la ce­le­bra­ción de esta Jor­na­da Mun­dial alu­de al 16 de oc­tu­bre del año 1945 en que los go­bier­nos de aque­lla épo­ca – de­ci­di­dos a eli­mi­nar el ham­bre en el mun­do me­dian­te el desa­rro­llo del sec­tor agrí­co­la – ins­ti­tu­ye­ron la FAO. Y lo hi­cie­ron en un pe­río­do de gra­ve in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y de gran­des des­pla­za­mien­tos de la po­bla­ción, con mi­llo­nes de per­so­nas bus­can­do un lu­gar para po­der so­bre­vi­vir a las mi­se­rias y ad­ver­si­da­des cau­sa­das por la gue­rra.

El Papa se re­fi­rió a la re­la­ción en­tre el ham­bre y las mi­gra­cio­nes afir­man­do que “sólo se pue­de afron­tar si va­mos a la raíz del pro­ble­ma”. Y ante la pre­gun­ta de ¿cómo se pue­den su­perar los con­flic­tos?, dijo: “El de­re­cho in­ter­na­cio­nal nos in­di­ca los me­dios para pre­ve­nir­los o re­sol­ver­los rá­pi­da­men­te, evi­tan­do que se pro­lon­guen y pro­duz­can ca­res­tías y la des­truc­ción del te­ji­do so­cial. Pen­se­mos en las po­bla­cio­nes mar­ti­ri­za­das por unas gue­rras que du­ran ya de­ce­nas de años, y que se po­dían ha­ber evi­ta­do o al me­nos de­te­ni­do, y sin em­bar­go pro­pa­gan efec­tos tan desas­tro­sos y crue­les como la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y el des­pla­za­mien­to for­zo­so de per­so­nas. Se ne­ce­si­ta bue­na vo­lun­tad y diá­lo­go para fre­nar los con­flic­tos y un com­pro­mi­so to­tal a fa­vor de un desar­me gra­dual y sis­te­má­ti­co, pre­vis­to por la Car­ta de las Na­cio­nes Uni­das, así como para re­me­diar la fu­nes­ta pla­ga del trá­fi­co de ar­mas. ¿De qué vale de­nun­ciar que a cau­sa de los con­flic­tos mi­llo­nes de per­so­nas sean víc­ti­mas del ham­bre y de la des­nu­tri­ción, si no se ac­túa efi­caz­men­te en aras de la paz y el desar­me?”.

El Pon­tí­fi­ce des­ta­có que los es­tu­dios rea­li­za­dos por las Na­cio­nes Uni­das, como tan­tos otros lle­va­dos a cabo por Or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, con­cuer­dan en que son dos los prin­ci­pa­les obs­tácu­los que hay que su­perar: “los con­flic­tos y los cam­bios cli­má­ti­cos”. Y afir­mó tex­tual­men­te:“Es­ta­mos lla­ma­dos a pro­po­ner un cam­bio en los es­ti­los de vida, en el uso de los re­cur­sos, en los cri­te­rios de pro­duc­ción, has­ta en el con­su­mo, que en lo que res­pec­ta a los ali­men­tos, pre­sen­ta un au­men­to de las pér­di­das y el des­per­di­cio. No po­de­mos con­for­mar­nos con de­cir ‘otro lo ha­rá’”.

El San­to Pa­dre ma­ni­fes­tó asi­mis­mo que pien­sa que es­tos son los pre­su­pues­tos de cual­quier dis­cur­so se­rio so­bre la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria re­la­cio­na­da con el fe­nó­meno de las mi­gra­cio­nes. “Está cla­ro que las gue­rras y los cam­bios cli­má­ti­cos oca­sio­nan el ham­bre, evi­te­mos pues el pre­sen­tar­la como una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble. Las re­cien­tes pre­vi­sio­nes for­mu­la­das por vues­tros ex­per­tos con­tem­plan un au­men­to de la pro­duc­ción glo­bal de ce­rea­les, has­ta ni­ve­les que per­mi­ten dar ma­yor con­sis­ten­cia a las re­ser­vas mun­dia­les. Este dato nos da es­pe­ran­za y nos en­se­ña que, si se tra­ba­ja pres­tan­do aten­ción a las ne­ce­si­da­des y al mar­gen de las es­pe­cu­la­cio­nes, los re­sul­ta­dos lle­gan. En efec­to, los re­cur­sos ali­men­ta­rios es­tán fre­cuen­te­men­te ex­pues­tos a la es­pe­cu­la­ción, que los mide so­la­men­te en fun­ción del be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co de los gran­des pro­duc­to­res o en re­la­ción a las es­ti­ma­cio­nes de con­su­mo, y no a las reales exi­gen­cias de las per­so­nas. De esta ma­ne­ra, se fa­vo­re­cen los con­flic­tos y el des­pil­fa­rro, y au­men­ta el nú­me­ro de los úl­ti­mos de la tie­rra que bus­can un fu­tu­ro le­jos de sus te­rri­to­rios de ori­gen”.

Ante esta si­tua­ción el Papa afir­mó con fuer­za que “po­de­mos y de­be­mos cam­biar el rum­bo”, tal como él mis­mo lo ha es­cri­to en su En­cí­cli­ca so­bre el cui­da­do de la casa co­mún, Lau­da­to si’. Y si bien “re­du­cir es fá­cil”, mien­tras “com­par­tir, en cam­bio, im­pli­ca una con­ver­sión”, lo que re­pre­sen­ta algo exi­gen­te, el San­to Pa­dre se hizo a sí mis­mo y a los pre­sen­tes otra pre­gun­ta:

“¿Se­ría exa­ge­ra­do in­tro­du­cir en el len­gua­je de la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal la ca­te­go­ría del amor, con­ju­ga­da como gra­tui­dad, igual­dad de tra­to, so­li­da­ri­dad, cul­tu­ra del don, fra­ter­ni­dad, mi­se­ri­cor­dia? Es­tas pa­la­bras ex­pre­san, efec­ti­va­men­te, el con­te­ni­do prác­ti­co del tér­mino ‘hu­ma­ni­ta­rio’, tan usa­do en la ac­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal. Amar a los her­ma­nos, to­man­do la ini­cia­ti­va, sin es­pe­rar a ser co­rres­pon­di­dos, es el prin­ci­pio evan­gé­li­co que en­cuen­tra tam­bién ex­pre­sión en mu­chas cul­tu­ras y re­li­gio­nes, con­vir­tién­do­se en prin­ci­pio de hu­ma­ni­dad en el len­gua­je de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”.


 

En cuan­to al tra­ba­jo di­plo­má­ti­co ne­ce­sa­rio para que todo esto se ten­ga en cuen­ta a la hora de ela­bo­rar el Pac­to mun­dial para una mi­gra­ción se­gu­ra, re­gu­lar y or­de­na­da, que se está rea­li­zan­do ac­tual­men­te en el seno de las Na­cio­nes Uni­das, Fran­cis­co pi­dió: “Pres­te­mos oído al gri­to de tan­tos her­ma­nos nues­tros mar­gi­na­dos y ex­clui­dos: «Ten­go ham­bre, soy ex­tran­je­ro, es­toy des­nu­do, en­fer­mo, re­clui­do en un cam­po de re­fu­gia­dos». Es una pe­ti­ción de jus­ti­cia, no una sú­pli­ca o una lla­ma­da de emer­gen­cia. Es ne­ce­sa­rio que a to­dos los ni­ve­les se dia­lo­gue de ma­ne­ra am­plia y sin­ce­ra, para que se en­cuen­tren las me­jo­res so­lu­cio­nes y se ma­du­re una nue­va re­la­ción en­tre los di­ver­sos ac­to­res del es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal, ca­rac­te­ri­za­da por la res­pon­sa­bi­li­dad re­cí­pro­ca, la so­li­da­ri­dad y la co­mu­nión”.

Por úl­ti­mo y an­tes de des­pe­dir­se, el Papa Fran­cis­co re­cor­dó que “la Igle­sia Ca­tó­li­ca, con sus ins­ti­tu­cio­nes, te­nien­do di­rec­to y con­cre­to co­no­ci­mien­to de las si­tua­cio­nes que se de­ben afron­tar o de las ne­ce­si­da­des a sa­tis­fa­cer, quie­re par­ti­ci­par di­rec­ta­men­te en este es­fuer­zo en vir­tud de su mi­sión, que la lle­va a amar a to­dos y la obli­ga tam­bién a re­cor­dar, a cuan­tos tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal, el gran de­ber de afron­tar las ne­ce­si­da­des de los más po­bres”.

Y con­clu­yó desean­do que cada uno des­cu­bra, “en el si­len­cio de la pro­pia fe o de las pro­pias con­vic­cio­nes”, las mo­ti­va­cio­nes, los prin­ci­pios y las apor­ta­cio­nes para in­fun­dir en la FAO, y en las de­más Ins­ti­tu­cio­nes in­ter­gu­ber­na­men­ta­les, el va­lor de me­jo­rar y “tra­ba­jar in­fa­ti­ga­ble­men­te por el bien de la fa­mi­lia hu­ma­na”.

Dis­cur­so del San­to Pa­dre a la FAO con oca­sión de la Jor­na­da Mun­dial de la Ali­men­ta­ción:

Se­ñor Di­rec­tor Ge­ne­ral,

Dis­tin­gui­das au­to­ri­da­des aquí pre­sen­tes,

Se­ño­ras y Se­ño­res:

Agra­dez­co la in­vi­ta­ción y las pa­la­bras de bien­ve­ni­da que me ha di­ri­gi­do el Di­rec­tor Ge­ne­ral, pro­fe­sor José Gra­ziano da Sil­va, y sa­lu­do con afec­to a las au­to­ri­da­des que nos acom­pa­ñan, así como a los Re­pre­sen­tan­tes de los Es­ta­dos Miem­bros y a cuan­tos tie­nen la po­si­bi­li­dad de se­guir­nos des­de las se­des de la FAO en el mun­do.

Di­ri­jo un sa­lu­do par­ti­cu­lar a los Mi­nis­tros de agri­cul­tu­ra del G7 aquí pre­sen­tes, que han fi­na­li­za­do su Cum­bre, en la que se han dis­cu­ti­do cues­tio­nes que exi­gen una res­pon­sa­bi­li­dad no sólo en re­la­ción al desa­rro­llo y a la pro­duc­ción, sino tam­bién con res­pec­to a la Co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal en su con­jun­to.

1. La ce­le­bra­ción de esta Jor­na­da Mun­dial de la Ali­men­ta­ción nos reúne en el re­cuer­do de aquel 16 de oc­tu­bre del año 1945 cuan­do los go­bier­nos, de­ci­di­dos a eli­mi­nar el ham­bre en el mun­do me­dian­te el desa­rro­llo del sec­tor agrí­co­la, ins­ti­tu­ye­ron la FAO. Era aquel un pe­río­do de gra­ve in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y de gran­des des­pla­za­mien­tos de la po­bla­ción, con mi­llo­nes de per­so­nas bus­can­do un lu­gar para po­der so­bre­vi­vir a las mi­se­rias y ad­ver­si­da­des cau­sa­das por la gue­rra.

A la luz de esto, re­fle­xio­nar so­bre los efec­tos de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria en la mo­vi­li­dad hu­ma­na sig­ni­fi­ca vol­ver al com­pro­mi­so del que na­ció la FAO, para re­no­var­lo. La reali­dad ac­tual re­cla­ma una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad a to­dos los ni­ve­les, no sólo para ga­ran­ti­zar la pro­duc­ción ne­ce­sa­ria o la equi­ta­ti­va dis­tri­bu­ción de los fru­tos de la tie­rra – esto de­be­ría dar­se por des­con­ta­do – sino so­bre todo para ga­ran­ti­zar el de­re­cho de todo ser hu­mano a ali­men­tar­se se­gún sus pro­pias ne­ce­si­da­des, to­man­do par­te ade­más en las de­ci­sio­nes que lo afec­tan y en la rea­li­za­ción de las pro­pias as­pi­ra­cio­nes, sin te­ner que se­pa­rar­se de sus se­res que­ri­dos.

Ante un ob­je­ti­vo de tal en­ver­ga­du­ra lo que está en jue­go es la cre­di­bi­li­dad de todo el sis­te­ma in­ter­na­cio­nal. Sa­be­mos que la coope­ra­ción está cada vez más con­di­cio­na­da por com­pro­mi­sos par­cia­les, lle­gan­do in­clu­so a li­mi­tar las ayu­das en las emer­gen­cias. Tam­bién las muer­tes a cau­sa del ham­bre o el aban­dono de la pro­pia tie­rra son una no­ti­cia ha­bi­tual, con el pe­li­gro de pro­vo­car in­di­fe­ren­cia. Nos urge pues, en­con­trar nue­vos ca­mi­nos para trans­for­mar las po­si­bi­li­da­des de que dis­po­ne­mos en una ga­ran­tía que per­mi­ta a cada per­so­na en­ca­rar el fu­tu­ro con fun­da­da con­fian­za, y no sólo con al­gu­na ilu­sión.

El es­ce­na­rio de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les ma­ni­fies­ta una cre­cien­te ca­pa­ci­dad de dar res­pues­tas a las ex­pec­ta­ti­vas de la fa­mi­lia hu­ma­na, tam­bién con la con­tri­bu­ción de la cien­cia y de la téc­ni­ca, las cua­les, es­tu­dian­do los pro­ble­mas, pro­po­nen so­lu­cio­nes ade­cua­das. Sin em­bar­go, es­tos nue­vos lo­gros no con­si­guen eli­mi­nar la ex­clu­sión de gran par­te de la po­bla­ción mun­dial: cuán­tas son las víc­ti­mas de la des­nu­tri­ción, de las gue­rras, de los cam­bios cli­má­ti­cos. Cuán­tos ca­re­cen de tra­ba­jo o de los bie­nes bá­si­cos y se ven obli­ga­dos a de­jar su tie­rra, ex­po­nién­do­se a mu­chas y te­rri­bles for­mas de ex­plo­ta­ción. Va­lo­ri­zar la tec­no­lo­gía al ser­vi­cio del desa­rro­llo es cier­ta­men­te un ca­mino a re­co­rrer, a con­di­ción de que se lle­guen a con­cre­tar ac­cio­nes efi­ca­ces para dis­mi­nuir el nú­me­ro de los que pa­san ham­bre o para con­tro­lar el fe­nó­meno de las mi­gra­cio­nes for­zo­sas.

2. La re­la­ción en­tre el ham­bre y las mi­gra­cio­nes sólo se pue­de afron­tar si va­mos a la raíz del pro­ble­ma. A este res­pec­to, los es­tu­dios rea­li­za­dos por las Na­cio­nes Uni­das, como tan­tos otros lle­va­dos a cabo por Or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, con­cuer­dan en que son dos los prin­ci­pa­les obs­tácu­los que hay que su­perar: los con­flic­tos y los cam­bios cli­má­ti­cos.

¿Cómo se pue­den su­perar los con­flic­tos? El de­re­cho in­ter­na­cio­nal nos in­di­ca los me­dios para pre­ve­nir­los o re­sol­ver­los rá­pi­da­men­te, evi­tan­do que se pro­lon­guen y pro­duz­can ca­res­tías y la des­truc­ción del te­ji­do so­cial. Pen­se­mos en las po­bla­cio­nes mar­ti­ri­za­das por unas gue­rras que du­ran ya de­ce­nas de años, y que se po­dían ha­ber evi­ta­do o al me­nos de­te­ni­do, y sin em­bar­go pro­pa­gan efec­tos tan desas­tro­sos y crue­les como la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y el des­pla­za­mien­to for­zo­so de per­so­nas. Se ne­ce­si­ta bue­na vo­lun­tad y diá­lo­go para fre­nar los con­flic­tos y un com­pro­mi­so to­tal a fa­vor de un desar­me gra­dual y sis­te­má­ti­co, pre­vis­to por la Car­ta de las Na­cio­nes Uni­das, así como para re­me­diar la fu­nes­ta pla­ga del trá­fi­co de ar­mas. ¿De qué vale de­nun­ciar que a cau­sa de los con­flic­tos mi­llo­nes de per­so­nas sean víc­ti­mas del ham­bre y de la des­nu­tri­ción, si no se ac­túa efi­caz­men­te en aras de la paz y el desar­me?

En cuan­to a los cam­bios cli­má­ti­cos, ve­mos sus con­se­cuen­cias to­dos los días. Gra­cias a los co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos, sa­be­mos cómo se han de afron­tar los pro­ble­mas; y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ha ido ela­bo­ran­do tam­bién los ins­tru­men­tos ju­rí­di­cos ne­ce­sa­rios, como, por ejem­plo, el Acuer­do de Pa­rís, del que, por des­gra­cia, al­gu­nos se es­tán ale­jan­do. Sin em­bar­go, re­apa­re­ce la ne­gli­gen­cia ha­cia los de­li­ca­dos equi­li­brios de los eco­sis­te­mas, la pre­sun­ción de ma­ni­pu­lar y con­tro­lar los re­cur­sos li­mi­ta­dos del pla­ne­ta, la avi­dez del be­ne­fi­cio. Por tan­to, es ne­ce­sa­rio es­for­zar­se en fa­vor de un con­sen­so con­cre­to y prác­ti­co si se quie­ren evi­tar los efec­tos más trá­gi­cos, que con­ti­nua­rán re­ca­yen­do so­bre las per­so­nas más po­bres e in­de­fen­sas. Es­ta­mos lla­ma­dos a pro­po­ner un cam­bio en los es­ti­los de vida, en el uso de los re­cur­sos, en los cri­te­rios de pro­duc­ción, has­ta en el con­su­mo, que en lo que res­pec­ta a los ali­men­tos, pre­sen­ta un au­men­to de las pér­di­das y el des­per­di­cio. No po­de­mos con­for­mar­nos con de­cir “otro lo hará”.

Pien­so que es­tos son los pre­su­pues­tos de cual­quier dis­cur­so se­rio so­bre la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria re­la­cio­na­da con el fe­nó­meno de las mi­gra­cio­nes. Está cla­ro que las gue­rras y los cam­bios cli­má­ti­cos oca­sio­nan el ham­bre, evi­te­mos pues el pre­sen­tar­la como una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble. Las re­cien­tes pre­vi­sio­nes for­mu­la­das por vues­tros ex­per­tos con­tem­plan un au­men­to de la pro­duc­ción glo­bal de ce­rea­les, has­ta ni­ve­les que per­mi­ten dar ma­yor con­sis­ten­cia a las re­ser­vas mun­dia­les. Este dato nos da es­pe­ran­za y nos en­se­ña que, si se tra­ba­ja pres­tan­do aten­ción a las ne­ce­si­da­des y al mar­gen de las es­pe­cu­la­cio­nes, los re­sul­ta­dos lle­gan. En efec­to, los re­cur­sos ali­men­ta­rios es­tán fre­cuen­te­men­te ex­pues­tos a la es­pe­cu­la­ción, que los mide so­la­men­te en fun­ción del be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co de los gran­des pro­duc­to­res o en re­la­ción a las es­ti­ma­cio­nes de con­su­mo, y no a las reales exi­gen­cias de las per­so­nas. De esta ma­ne­ra, se fa­vo­re­cen los con­flic­tos y el des­pil­fa­rro, y au­men­ta el nú­me­ro de los úl­ti­mos de la tie­rra que bus­can un fu­tu­ro le­jos de sus te­rri­to­rios de ori­gen.

3. Ante esta si­tua­ción po­de­mos y de­be­mos cam­biar el rum­bo (cf. Enc. Lau­da­to si’, 53; 61; 163; 202). Fren­te al au­men­to de la de­man­da de ali­men­tos es pre­ci­so que los fru­tos de la tie­rra es­tén a dis­po­si­ción de to­dos. Para al­gu­nos, bas­ta­ría con dis­mi­nuir el nú­me­ro de las bo­cas que ali­men­tar y de esta ma­ne­ra se re­sol­ve­ría el pro­ble­ma; pero esta es una fal­sa so­lu­ción si se tie­ne en cuen­ta el ni­vel de des­per­di­cio de co­mi­da y los mo­de­los de con­su­mo que mal­gas­tan tan­tos re­cur­sos. Re­du­cir es fá­cil, com­par­tir, en cam­bio, im­pli­ca una con­ver­sión, y esto es exi­gen­te.

Por eso, me hago a mí mis­mo, y tam­bién a vo­so­tros, una pre­gun­ta: ¿Se­ría exa­ge­ra­do in­tro­du­cir en el len­gua­je de la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal la ca­te­go­ría del amor, con­ju­ga­da como gra­tui­dad, igual­dad de tra­to, so­li­da­ri­dad, cul­tu­ra del don, fra­ter­ni­dad, mi­se­ri­cor­dia? Es­tas pa­la­bras ex­pre­san, efec­ti­va­men­te, el con­te­ni­do prác­ti­co del tér­mino “hu­ma­ni­ta­rio”, tan usa­do en la ac­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal. Amar a los her­ma­nos, to­man­do la ini­cia­ti­va, sin es­pe­rar a ser co­rres­pon­di­dos, es el prin­ci­pio evan­gé­li­co que en­cuen­tra tam­bién ex­pre­sión en mu­chas cul­tu­ras y re­li­gio­nes, con­vir­tién­do­se en prin­ci­pio de hu­ma­ni­dad en el len­gua­je de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Es me­nes­ter que la di­plo­ma­cia y las ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les ali­men­ten y or­ga­ni­cen esta ca­pa­ci­dad de amar, por­que es la vía maes­tra que ga­ran­ti­za, no sólo la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, sino la se­gu­ri­dad hu­ma­na en su as­pec­to glo­bal. No po­de­mos ac­tuar sólo si los de­más lo ha­cen, ni li­mi­tar­nos a te­ner pie­dad, por­que la pie­dad se li­mi­ta a las ayu­das de emer­gen­cia, mien­tras que el amor ins­pi­ra la jus­ti­cia y es esen­cial para lle­var a cabo un or­den so­cial jus­to en­tre reali­da­des dis­tin­tas que as­pi­ran al en­cuen­tro re­cí­pro­co. Amar sig­ni­fi­ca con­tri­buir a que cada país au­men­te la pro­duc­ción y lle­gue a una au­to­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria. Amar se tra­du­ce en pen­sar en nue­vos mo­de­los de desa­rro­llo y de con­su­mo, y en adop­tar po­lí­ti­cas que no em­peo­ren la si­tua­ción de las po­bla­cio­nes me­nos avan­za­das o su de­pen­den­cia ex­ter­na. Amar sig­ni­fi­ca no se­guir di­vi­dien­do a la fa­mi­lia hu­ma­na en­tre los que go­zan de lo su­per­fluo y los que ca­re­cen de lo ne­ce­sa­rio.

El com­pro­mi­so de la di­plo­ma­cia nos ha de­mos­tra­do, tam­bién en re­cien­tes acon­te­ci­mien­tos, que es po­si­ble de­te­ner el re­cur­so a las ar­mas de des­truc­ción ma­si­va. To­dos so­mos cons­cien­tes de la ca­pa­ci­dad de des­truc­ción de ta­les ins­tru­men­tos. Pero, ¿so­mos igual­men­te cons­cien­tes de los efec­tos de la po­bre­za y de la ex­clu­sión? ¿Cómo de­te­ner a per­so­nas dis­pues­tas a arries­gar­lo todo, a ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras que pue­den des­a­pa­re­cer por­que ca­re­cen del pan co­ti­diano, o son víc­ti­mas de la vio­len­cia o de los cam­bios cli­má­ti­cos? Se des­pla­zan ha­cia don­de ven una luz o per­ci­ben una es­pe­ran­za de vida. No po­drán ser de­te­ni­das por ba­rre­ras fí­si­cas, eco­nó­mi­cas, le­gis­la­ti­vas, ideo­ló­gi­cas. Sólo una apli­ca­ción cohe­ren­te del prin­ci­pio de hu­ma­ni­dad lo pue­de con­se­guir.

En cam­bio, ve­mos que se dis­mi­nu­ye la ayu­da pú­bli­ca al desa­rro­llo y se li­mi­ta la ac­ti­vi­dad de las Ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les, mien­tras se re­cu­rre a acuer­dos bi­la­te­ra­les que subor­di­nan la coope­ra­ción al cum­pli­mien­to de agen­das y alian­zas par­ti­cu­la­res o, sen­ci­lla­men­te, a una mo­men­tá­nea tran­qui­li­dad. Por el con­tra­rio, la ges­tión de la mo­vi­li­dad hu­ma­na re­quie­re una ac­ción in­ter­gu­ber­na­men­tal coor­di­na­da y sis­te­má­ti­ca de acuer­do con las nor­mas in­ter­na­cio­na­les exis­ten­tes, e im­preg­na­da de amor e in­te­li­gen­cia. Su ob­je­ti­vo es un en­cuen­tro de pue­blos que en­ri­quez­ca a to­dos y ge­ne­re unión y diá­lo­go, no ex­clu­sión ni vul­ne­ra­bi­li­dad.

Aquí per­mi­tid­me que me una al de­ba­te so­bre la vul­ne­ra­bi­li­dad, que cau­sa di­vi­sión a ni­vel in­ter­na­cio­nal cuan­do se ha­bla de in­mi­gran­tes. Vul­ne­ra­ble es el que está en si­tua­ción de in­fe­rio­ri­dad y no pue­de de­fen­der­se, no tie­ne me­dios, es de­cir su­fre una ex­clu­sión. Y lo está obli­ga­do por la vio­len­cia, por las si­tua­cio­nes na­tu­ra­les o, aún peor, por la in­di­fe­ren­cia, la in­to­le­ran­cia e in­clu­so por el odio. Ante esta si­tua­ción, es jus­to iden­ti­fi­car las cau­sas para ac­tuar con la com­pe­ten­cia ne­ce­sa­ria. Pero no es acep­ta­ble que, para evi­tar el com­pro­mi­so, se tien­da a atrin­che­rar­se de­trás de so­fis­mas lin­güís­ti­cos que no ha­cen ho­nor a la di­plo­ma­cia, re­du­cién­do­la del “arte de lo po­si­ble” a un ejer­ci­cio es­té­ril para jus­ti­fi­car los egoís­mos y la inac­ti­vi­dad.

Lo desea­ble es que todo esto se ten­ga en cuen­ta a la hora de ela­bo­rar el Pac­to mun­dial para una mi­gra­ción se­gu­ra, re­gu­lar y or­de­na­da, que se está rea­li­zan­do ac­tual­men­te en el seno de las Na­cio­nes Uni­das.

4. Pres­te­mos oído al gri­to de tan­tos her­ma­nos nues­tros mar­gi­na­dos y ex­clui­dos: «Ten­go ham­bre, soy ex­tran­je­ro, es­toy des­nu­do, en­fer­mo, re­clui­do en un cam­po de re­fu­gia­dos». Es una pe­ti­ción de jus­ti­cia, no una sú­pli­ca o una lla­ma­da de emer­gen­cia. Es ne­ce­sa­rio que a to­dos los ni­ve­les se dia­lo­gue de ma­ne­ra am­plia y sin­ce­ra, para que se en­cuen­tren las me­jo­res so­lu­cio­nes y se ma­du­re una nue­va re­la­ción en­tre los di­ver­sos ac­to­res del es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal, ca­rac­te­ri­za­da por la res­pon­sa­bi­li­dad re­cí­pro­ca, la so­li­da­ri­dad y la co­mu­nión.

El yugo de la mi­se­ria ge­ne­ra­do por los des­pla­za­mien­tos mu­chas ve­ces trá­gi­cos de los emi­gran­tes pue­de ser eli­mi­na­do me­dian­te una pre­ven­ción con­sis­ten­te en pro­yec­tos de desa­rro­llo que creen tra­ba­jo y ca­pa­ci­dad de res­pues­ta a las cri­sis me­dioam­bien­ta­les. La pre­ven­ción cues­ta mu­cho me­nos que los efec­tos pro­vo­ca­dos por la de­gra­da­ción de las tie­rras o la con­ta­mi­na­ción de las aguas, fla­ge­los que azo­tan las zo­nas neu­rál­gi­cas del pla­ne­ta, en don­de la po­bre­za es la úni­ca ley, las en­fer­me­da­des au­men­tan y la es­pe­ran­za de vida dis­mi­nu­ye.

Son mu­chas y dig­nas de ala­ban­za las ini­cia­ti­vas que se es­tán po­nien­do en mar­cha. Sin em­bar­go, no bas­tan, urge la ne­ce­si­dad de se­guir im­pul­san­do nue­vas ac­cio­nes y fi­nan­cian­do pro­gra­mas que com­ba­tan el ham­bre y la mi­se­ria es­truc­tu­ral con más efi­ca­cia y es­pe­ran­zas de éxi­to. Pero si el ob­je­ti­vo es el de fa­vo­re­cer una agri­cul­tu­ra di­ver­si­fi­ca­da y pro­duc­ti­va, que ten­ga en cuen­ta las exi­gen­cias efec­ti­vas de un país, en­ton­ces no es lí­ci­to sus­traer las tie­rras cul­ti­va­bles a la po­bla­ción, de­jan­do que el land grab­bing (aca­pa­ra­mien­to de tie­rras) siga rea­li­zan­do sus in­tere­ses, a ve­ces con la com­pli­ci­dad de quien de­be­ría de­fen­der los in­tere­ses del pue­blo. Es ne­ce­sa­rio ale­jar la ten­ta­ción de ac­tuar en fa­vor de gru­pos re­du­ci­dos de la po­bla­ción, como tam­bién de uti­li­zar las ayu­das ex­ter­nas de modo inade­cua­do, fa­vo­re­cien­do la co­rrup­ción, o la au­sen­cia de le­ga­li­dad.

La Igle­sia Ca­tó­li­ca, con sus ins­ti­tu­cio­nes, te­nien­do di­rec­to y con­cre­to co­no­ci­mien­to de las si­tua­cio­nes que se de­ben afron­tar o de las ne­ce­si­da­des a sa­tis­fa­cer, quie­re par­ti­ci­par di­rec­ta­men­te en este es­fuer­zo en vir­tud de su mi­sión, que la lle­va a amar a to­dos y le obli­ga tam­bién a re­cor­dar, a cuan­tos tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal, el gran de­ber de afron­tar las ne­ce­si­da­des de los más po­bres.

De­seo que cada uno des­cu­bra, en el si­len­cio de la pro­pia fe o de las pro­pias con­vic­cio­nes, las mo­ti­va­cio­nes, los prin­ci­pios y las apor­ta­cio­nes para in­fun­dir en la FAO, y en las de­más Ins­ti­tu­cio­nes in­ter­gu­ber­na­men­ta­les, el va­lor de me­jo­rar y tra­ba­jar in­fa­ti­ga­ble­men­te por el bien de la fa­mi­lia hu­ma­na.

Gracias.

show_section: Destacadas