Imprimir
PDF
28
Noviembre
2017

Yabotí: Guardaparques observaron un ejemplar adulto de yaguareté en proximidades del arroyo de acceso al Parque Moconá

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Fue alrededor de las 7:00 de esta mañana, en la ronda diaria que realizan los guadarparques del Parque Provincial Moconá para constatar la altura del arroyo Yabotí en la zona del puente que da acceso al área natural protegida -Ruta Costera 2-, que forma parte de la selva misionera de la Reserva de Biosfera Yabotí (con una extensión de 253 mil hectáreas).

 

 

Por Patricia Escobar


MISIONES (28/11/2017).- Con una buena noticia arrancaron la jornada los guardaparques del Parque Provincial Moconá, ya que alrededor de las 7:00 de esta mañana, en la ronda diaria que realizan observaron un yaguareté a la altura del arroyo Yabotí en la zona del puente que da acceso al área natural protegida -Ruta Costera 2-, que forma parte de la selva misionera de la Reserva de Biosfera Yabotí (con una extensión de 253 mil hectáreas).

En diálogo con ArgentinaForestal.com el guardaparque Santiago Belliti adelantó la gran noticia. “Fue una gran experiencia para nosotros, estando en el Parque Moconá siempre en las rondas de rutina podíamos ver las huellas o rastros, pero nunca podíamos ver a un ejemplar de Yaguareté. Hoy se nos dio”, expresó aún conmocionado por lo vivido.

Belliti describió cómo fueron esos rápidos minutos del encuentro. “Íbamos en la camioneta y observamos el ejemplar que iba sobre la ruta costera en la zona del puente de acceso al Parque, cuando interrumpe el paso del puente nos detuvimos, nos bajamos de la camioneta, pudimos verlo perfectamente, era un macho, robusto, bien alimentado”, relató el guardaparque, que iba con un compañero.

 

El felino, como en ese lugar no tenía espacio para poder ingresar al monte porque había una barranca alta, siguió camino por el costado de la ruta y la vegetación: “Pasó a unos pocos metros de nuestro lado. Lo observamos perfectamente”, afirmó Belliti.

Fue todo muy rápido, pero además por la hora y la niebla en el lugar no alcanzaron a tomar imágenes. “Mi compañero tenía una cámara, pero lamentablemente no logró tomar una foto. Intentamos caminar un poco tras el animal hasta que empezó a emitir un ronquido, enojado, por sentir que íbamos por atrás. Realmente fue una gran experiencia”, concluyó el guardaparque del Moconá, quien diariamente custodia el área natural.

Fotografía de portada(Archivo): Gentileza de Emilio White

show_section: Destacadas