Imprimir
PDF
04
Enero
2018

Jorge Pujato:“La campaña forestal 2018 ya está prácticamente perdida, y van 11 años en caída”

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Para el ingeniero forestal, Jorge Pujato, la campaña de promoción forestal – en el marco de la Ley 25.080- para 2018 ya se puede estimar como “pérdida” en cuanto a nuevas plantaciones: “como viveristas sabemos que no hay pedidos de plantines, la promoción forestal está paralizada”, sostuvo el técnico y productor de Leandro N. Alem, miembro de la Asociación Forestal Mesopotámica.

 


Por Patricia Escobar

 

MISIONES (4/1/2018).- Para el ingeniero forestal, Jorge Pujato, la campaña de promoción forestal – en el marco de la Ley 25.080- para 2018 ya se puede estimar como “pérdida” en cuanto a nuevas plantaciones: “como viveristas sabemos que no hay pedidos de plantines, la promoción forestal está paralizada”, sostuvo el técnico y productor en contacto con ArgentinaForestal.com. Pujato es miembro de AFOME (Asociación Forestal Mesopotámica), organización con problemas respecto a su composición directiva, pero con miembros representativos de la realidad que se vive en la actividad primaria.

“Al trabajar con semillas y viveros, sabemos que 2018 ya es un año perdido en lo que hace a nuevas plantaciones, al menos en Misiones y Corrientes”, advirtió. Y agregó que “dentro de 2 ó 3 meses ya se podrá estimar si también se pierde la campaña forestal de 2019 (las semillas de pinos se cosechan en marzo)”.

El pequeño productor, además de no recibir los fondos del subsidio forestal, debió enfrentar en 2017 diversas dificultades económicas por cuestiones climáticas y de plagas que afectaron otros de sus cultivos en la chacra, como ser tabaco, mandioca, producción hortícola, té o yerba mate.

A nivel país las campañas forestales de los años 2013, 2014, 2015 fueron excelentes para los cultivos forestales, pero sin embargo Misiones en ese lapso comenzó en la provincia la reducción del ritmo de plantación de superficie de bosques implantados, que no se recuperó en la actividad primarias de los más pequeños en los últimos años. Y los viveristas fueron los primeros en sufrir esta crisis económica ante la falta de demanda de plantines, incluso trabajando a pérdida ya que debieron “tirar” lo invertido en la preparación de los mismos.

En ese contexto de crisis que se extiende hasta la fecha, Pujato sostuvo que “se necesita plantear a las autoridades nacionales y provinciales todos los problemas del sector, porque las medidas anunciadas hasta ahora solo benefician a unos pocos, y prácticamente en nada a los pequeños y medianos productores misioneros, que son el 90 % de todo el país”, asegura Pujato.

Consideró que el principal tema a tratar con el presidente Mauricio Macri en la Mesa Nacional de la Cadena Foresto-industrial era la bioenergía en Corrientes y un plan de infraestructura a dos o tres años de plazo en la zona de Virasoro, considerando que las usinas a biomasa van a consumir tanta madera como la ex Alto Paraná, en poco años, mientras que la localidad correntina se transformará en el polo forestal nacional.

“Pero hasta ahora, no se sabe si en realidad se trató. La línea habilitada de bitrenes por ahora son solo para Masisa – Forestal Argentina, entre Corrientes y Entre Ríos, y quizás, acotado a alguna ruta provincial, puede llegar a ser utilizada por Arauco, de Misiones. Creemos que faltan muchas obras de infraestructura en la ruta 14 para que estos largos camiones puedan circular sin ocasionar problema a terceros”, consideró Pujato.

 

 

Nación sin respuesta del pago forestal


Sobre el pago de los planes forestales adeudado por la Nación con la operatoria de la Ley 25.080, el profesional sostuvo que “evidentemente es un tema que no se trató con la vehemencia necesaria, terminamos el año y no pasó nada. Ningún anuncio concreto. Pocos cobraron. Incertidumbre para el año 2018. No hay información, y los trabajos para plantar pinos en invierno, se deben comenzar en el verano anterior”, indicó Pujato, marcando el crítico escenario que se enfrenta para el pequeño productor forestal.

Sobre el plan de promoción de construcción de casas de madera que está en marcha, fue más crítico: “Se trata de 8.000 casas, es solo un negocio para unos pocos. Si bien todo suma, y es bienvenido, pero a nivel producción primaria no mueve la actividad. Un cálculo simple de producción primaria, con estas casas solo darían trabajo a 10 camiones y 10 cuadrillas (10 cargadoras, 10 tractores, 20 motosierras, o solo un porcentaje del tiempo para una sola cosechadora”, estimó Pujato.

¿Qué hay que hacer?

El ingeniero reflexionó sobre algunas de las políticas públicas a gestionar para revertir este escenario, y sostuvo que se debe priorizar, en primer lugar y a nivel nacional, en “reemplazar la Mesa Forestal establecida a final del periodo del gobierno anterior, que ha demostrado ineficiencia, por la legal, la Comisión Nacional Asesora de la Ley 25.080 (última reunión, mayo 2009), ya que es el espacio para discutir allí todos los temas forestales”, dijo.

En segundo lugar, “hay que establecer como prioridad absoluta el pago de la totalidad de lo adecuado y poner reglas claras a futuro”.

En tanto, a nivel local consideró necesario “reactivar el Foro Forestal Mesopotámico, para tratar allí fundamentalmente los problemas a nivel Misiones”.

Pujato finalmente sostuvo que será necesario “recuperar y fortalecer la constitucionalidad en todos los aspectos”.

 

Comparación entre 2010-2017. Lo poco verde que se ve en la imagen 2, es el césped de una cancha de fútbol donde antes estaban los canteros de plantines de Pinus taeda.

 

 

show_section: Destacadas