Imprimir
PDF
03
Marzo
2014

Importaciones, burocracia y precios ‘ahogan’ a forestales de Bolivia

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Los resultados señalan que el 2013 fue el peor año para las exportaciones, en cuatro años se redujeron en $us 51 millones. De 98 empresas solo quedan 26 y han dejado de invertir. “Hemos reducido el 80% de la madera ilegal, vamos a consolidar los mecanismos, hoy nos vamos a volcar más a los bosques y en las carreteras vamos a seguir en los puestos de control, vamos a territorializar ciertas zonas y a intervenir las zonas sensibles del bosque”, indicó el director de la ABT, Cliver Rocha, ante la consulta sobre las quejas del sector forestal en cuanto a las tardanzas a la hora de emitir certificaciones.

Fuente: EL DEBER, Santa Cruz

 

imageBOLIVIA (3/3/2014).- Hace tres años que Edgar Díaz decidió paralizar su producción e inversión en la concesión forestal que posee en el parque Isiboro Sécure, para dedicarse a alquilar a otros la maquinaria con la que trabajaba.

Ya son dos décadas que Díaz se dedica a esta actividad e invertía cada temporada de zafra unos $us 800.000, despachando mara y cedro a China y Estados Unidos. Tiene una deuda de unos $us 500.000 con un cliente en el país del norte.

Esta situación, al igual que de las 26 empresas que aún sobreviven de este sector, (en 1998 eran 98), tienen tres factores negativos que las han afectado enormemente: burocratización en cuanto a la fiscalización y control por parte de la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT), crisis mundial en el sector inmobiliario y de la construcción y desigualdad en precios internacionales comparando con los del mercado interno.

“El excesivo celo y burocracia en la ABT nos afectó también al sector formal, pues al querer luchar contra los productores informales, la regulación fue muy excesiva”, comentó Pedro Colanzi de Industria Forestal Ltda.

En su caso, y para no ahogarse en este tiempo, la compañía dejó de invertir $us 500.000 para la construcción de nuevos secadores y línea de decking en Pando, además de reducir su personal hasta un 30%.

 

Buscando nuevos mercados

Nicolás Altmann, socio propietario de Altmann Montero Exportaciones, decidió explorar nuevos mercados. Hoy exporta pisos de interiores y exteriores, también maderas de tajibo, paquió, roble, cuta y membrillo. “En mi mejor época llegué a exportar hasta $us 3 millones, el 2013 sólo $us 800.000”, indicó el maderero. Cuando se inició en la actividad en la planta trabajaban 60 personas, hoy solo son 22 trabajadores.

Colanzi contó que han identificado algunos pisos y decking que les han pedido desde Australia. “Estamos estudiando el mercado, la recuperación china nos está ayudando”, apuntó.

 

Problemas con el crédito

El gerente general de la Cámara Forestal de Bolivia (CFB) Jorge Ávila, dijo que a la crisis se añade que en el sector es casi imposible acceder a un crédito en el sistema financiero. “No podemos dar de garantía una concesión forestal por lo que algunos de nuestros afiliados han tenido que hipotecar sus casas”, explicó Ávila.

Altmann indicó que actualmente debe alrededor de $us 1 millón al sistema financiero boliviano y que su casa y su empresa en la ciudad están hipotecadas. “Normalmente pago alrededor de $us 12.000 en intereses, de ahí que mi margen de ganancia queda en mínimo”, agregó.

Espera que este 2014 mejore la situación, de lo contrario tendrá que cerrar la empresa.

 

La respuesta de la ABT

“Hemos reducido el 80% de la madera ilegal, vamos a consolidar los mecanismos, hoy nos vamos a volcar más a los bosques y en las carreteras vamos a seguir en los puestos de control, vamos a territorializar ciertas zonas y a intervenir las zonas sensibles del bosque”, indicó el director de la ABT, Cliver Rocha, ante la consulta sobre las quejas del sector forestal en cuanto a las tardanzas a la hora de emitir certificaciones.

Rocha comentó que construirán la legalidad del mercado y la formalidad, dándole sostenibilidad a los bosques.

“Lamentablemente hay una percepción de la economía forestal como marginal, compite con la agraria pero esta tiene un retorno más rápido, la forestal logra el retorno a mediano plazo,” especificó Rocha.

Acepta que este sector genera ingresos a toda la cadena productiva que incluye los titulares del derecho, los dueños de la maquinaria, los que trabajan en el aprovechamiento, los transformadores, “pero es una economía invisible porque su aporte al Producto Interno Bruto (PIB) no llega ni a $us 200 millones a diferencia de otros países”.

Sobre el acceso al crédito, el director de la ABT indicó que esperan que la banca flexibilice las garantías, aceptando el bosque, la cosecha y la maquinaria, “aunque para eso necesitamos establecer acuerdos de confiabilidad”.

Brasil bombardea

En cuatro años la importación de productos de origen forestal subió de $us 16,9 millones a $us 65,6 millones hasta el 2013, siendo Brasil el país que más envía mercadería con un 58,6% de participación.

“Lo que más se importa son muebles y tableros, a eso hay que sumar que en la construcción actualmente se está utilizando más el metal y el plástico en vez de la madera”, dijo Ávila.

Los forestales lamentan que en estos 15 años en que la actividad ha venido en picada, poco o nada se haya hecho, por lo que creen que este 2014, el sector público y el privado, deben tomar cartas en el asunto para evitar una catástrofe que acabe hundiendo al sector

 

HASTA LOS PRECIOS DEL MERCADO INTERNO SE INCREMENTARON

A nivel Latinoamérica, el precio de la madera de bosques tropicales lo pone Brasil porque maneja cerca del 80% de venta de este producto a nivel mundial.

“Tiene una forma de trabajar muy dinámica, si ven que no hay demanda empiezan a bajar sus precios automáticamente”, comentó el empresario forestal Nicolás Altmann.

Con la devaluación del real en 2009, los precios de este producto cayeron hasta un 40%, según los forestales.

Actualmente en el mercado nacional la madera de construcción hace tres años en barraca costaba entre Bs 5 y Bs 7, hoy cuesta hasta Bs 15 el pie tablar. “El precio interno lo rige la oferta y la demanda”, comentó Altmann.

El incremento de la importación proveniente de Brasil, hasta el 2013 fue de $us 38,4 millones principalmente muebles, tableros, puertas y ventanas. Santa Cruz representa el 65,7% de las importaciones de productos de origen forestal.

Según datos de la FAO el consumo de productos madereros industriales en Estados Unidos, tales como madera aserrada, pasta de madera, madera terciada, y otros aumentó un 65% entre 1942 y 1972 a un total de 125 millones de toneladas anuales.

Estados Unidos compró al país el 2013 alrededor de $us 19,4 millones, seguido de China con $us 8,3 millones.

 

ANÁLISIS

El mercado interno nos salvó el cuello

Víctor Hugo Gutiérrez – EXP. MADERERO

Dentro del panorama sombrío del sector forestal maderero, el mercado interno nos salvó el cuello de la guillotina ya que el boom de la construcción, la creciente demanda interna de madera aserrada y muebles de la construcción, y el incremento de precios, sí han contribuido de forma positiva y han disimulado en alguna medida los problemas.

La actividad forestal es estacional, pues vivimos de las trozas de madera que podemos sacar en cuatro o cinco meses, mientras nos permita la época seca y es lo que procesamos para los mercados interno y externo.

Ya no se aprovecha en la misma escala las especies de mara, cedro, roble o morado. Ahora debemos ser competitivos con las maderas alternativas y de menor precio, algunas se han abierto mercado afuera y permiten compensar los altos costos de extracción.

A pesar de que una buena parte de la madera sale con algún nivel de valor agregado, este aún es bajo y no nos permite el nivel de competitividad necesario como para realizar la conversión tecnológica, ni capacitar los recursos humanos al nivel que requiere la industria primaria (aserraderos) y secundaria (manufactura).

La falta de caminos buenos y estables, las crecientes distancias del bosque a los centros de procesamiento y a los mercados, la necesidad de inversión para maquinaria, herramientas y equipos, la deficiente e inadecuada formación de la mano de obra, la necesidad de utilizar preservantes, hace que el nivel de aprovechamiento de pies tablares de madera buena por metro cúbico de madera en troza, sea bajo y por ende el costo resulte muy elevado, afectando a la exportación y al mercado interno

 

 

ENTREVISTA

“En unos 10 a 15 años estaremos en una mínima expresión”

Pablo Antelo – Ex Presidente Cámara Forestal De Bolivia

Hace poco dejó la presidencia de la Cámara Forestal pero Pablo Antelo estuvo dirigiendo el sector en los años que las importaciones casi igualaron a las exportaciones ¿Qué se puede aprender de esta crisis que afecta al sector?

El país debe aprender que si no existe una política adecuada para hacer un manejo de bosque que lo conserve y genere producción sostenible, vamos a seguir perdiendo bosque y a tener que importar productos forestales y madereros, como se lo hace hoy pero en mayor proporción.

De seguir situación, ¿cuántos años más de vida le quedan al sector?

El sector puede estancarse por algún tiempo, pero poco a poco vamos a ir teniendo una industria menos fuerte, si no hay una economía de escala se hace poco eficiente y gradualmente nos van a ir invadiendo productos del extranjero.

Si venimos poco más de 15 años en este proceso que debió catapultarnos a un manejo de bosque integral y con muy buenos resultados económicos y hoy estamos retrocediendo, probablemente en unos 10 a 15 años estaremos en una mínima expresión de productores madereros

 

En detalle

PERJUICIO

Para obtener ciertos permisos para sacar madera de los bosques, antes se demoraba dos días, lamentan que hoy tarden hasta una semana.

 

MENOS CONCESIONES

En 1998 existían 5,8 millones de hectáreas en concesiones forestales. Hasta el 2013 se redujeron a dos millones.

 

LOS RESULTADOS DE LA ABT

En 2013 la ABT decomisó 1,9 millones de pies tablares de madera aserrada, equivalente a 191 camiones tipo tráiler. Asimismo se retuvo 25.682 metros cúbicos de madera trozada, equivalentes a 734 camiones tráiler.

show_section: Sur Forestal