Imprimir
PDF
02
Septiembre
2013

Guatemala sigue siendo el mayor consumidor de leña en la región

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Desde Guatemala a Nicaragua, en Centroamérica, la leña sigue siendo la principal fuente de combustible que se utiliza como medio de cocción de alimentos y sistema de calefacción. Si bien su uso ha disminuido ligeramente por la influencia de la urbanización e industrialización, todavía no despierta el interés suficiente de los gobiernos.

 

Fuente: 21.com

 

GUATEMALA (2/9/2013).- “El consumo de leña no va a bajar con solo aumentar la cobertura eléctrica si no se brinda información a los pobladores”, explica Roberto Barrera, experto en temas de electricidad.

 

Pese al impulso de medidas en reducir el consumo de madera para producir energía primaria, datos de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), indican que el 61% del consumo energético del año pasado en Guatemala se generó por medio del fuego. Ese consumo, explica la Olade, equivale a 39,123.05 KBEP (kilo barriles equivalentes de petróleo, por sus siglas en inglés).

 

Lo anterior pone al país en el primer lugar en Centroamérica en el consumo de leña como fuente de generación de Energía.

 

Honduras se ubicó segundo en el Istmo al generar 12,516.5 KBEP, seguido de Nicaragua, con 6,998.3 KBEP. Según la Olade, Costa Rica fue el único país de la región que no generó KBEPs, es decir que no hubo consumo de leña.

 

No obstante, el reporte del Sistema de Integración Centroamericana (Sica) relacionado con este tema, indica que sí hay producción de energía con base en leña en tierras josefinas.

 

Según el Sica, el año pasado el 62.8% de la población en Guatemala utilizó leña, seguida de la nicaragüense con un 49.4%. En tercera casilla ubica a Honduras, con 42.7% por abajo está El Salvador con 23% y de ahí está Costa Rica con 23% y la sexta casilla la ocupó Panamá con 15.4%.

 

Las estadísticas del Ministerio de Energía y Minas (MEM) confirman que la principal generación de energía en el país es por leña, uso que se ha ido incrementando con el pasar de los años y sobrepasa el 55% del consumo en el país, seguido está la generación del suministro con derivados de petróleo por arriba del 30% y por último el consumo energético se realiza con electricidad con promedio de 10%.

 

Opción para el cambio

 

El viceministro de Energía, Edwin Rodas, comenta que para lograr que haya un cambio del uso de leña se incluyó el tema en la Política Energética donde se plantean diferentes acciones, como el funcionamiento de 100 mil estufas ahorradoras, incentivar las plantaciones de bosques energéticos para evitar la deforestación y sustituir la leña por otras fuentes en los hogares; sin embargo, no detalla el plazo para rebajar la dependencia de leña.

 

El funcionario indica que se integrará un closter con el Programa Nacional de Competitividad para desarrollar proyectos específicos sobre estos equipos y se contempla implementar un proyecto con la empresa Jaguar Energy que podría donar un lote de estufas mejoradas.

 

Jorge Asturias representante de Olade expresa que se tienen que trabajar en otras alternativas, como es el ejemplo de otros países que han logrado reducir el consumo de leña entregando subsidios en el tema del gas propano, empezando en las áreas urbanas donde existe el acceso al producto.

 

 

show_section: Sur Forestal