Imprimir
PDF
18
Septiembre
2014

México: Licitan obras que ponen en riesgo la biosfera de Los Tuxtlas

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El 14 de junio fue liberadas 27 guacamayas rojas en la reserva de Los Tuxtlas, Veracruz. Foto: Diana CaballeroPese a las manifestaciones de inconformidades de habitantes del municipio de San Andrés Tuxtla, de la organización civil, “La Roca no se Toca” y del grupo ambiental la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida), el gobierno federal publicó la convocatoria para la rehabilitación de muelle, escolleras, y dársena de ciaboga, en el ejido Balzapote, municipio de San Andrés Tuxtla.

 

 

Fuente: Proceso de México

 

MEXICO (XALAPA, Ver. 17/09/2014).- La Administración Portuaria Integral de Veracruz (Apiver) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) publicaron en el Diario Oficial de la Federación del pasado martes 9 las bases para la licitación de la construcción del rompeolas poniente para la Ampliación del Puerto, obra en la que se extraerán poco más de tres millones de toneladas de piedra basáltica del ejido Balzapote, pieza estratégica en la biosfera de Los Tuxtlas.

 

Desde su gestación, el proyecto ejecutivo ha generado el repudio de expertos de la Estación de Biología de “Los Tuxtlas”, de la UNAM, y de la propia Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp). Esta última instancia se quejó públicamente de que el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) para la extracción de la piedra no era el adecuado y alteraba el equilibrio ecológico.

 

Los gobiernos federal y estatal ya presumieron que en el proyecto transexenal se invertirán 60 mil millones de pesos y que se generarán 140 mil empleos.

 

Pese a las manifestaciones de inconformidades de habitantes del municipio de San Andrés Tuxtla, de la organización civil, “La Roca no se Toca” y del grupo ambiental la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida), el gobierno federal publicó la convocatoria para la rehabilitación de muelle, escolleras, y dársena de ciaboga, en el ejido Balzapote, municipio de San Andrés Tuxtla.

 

También la fabricación de elementos de protección de concreto para el rompeolas poniente de la Ampliación del Puerto de Veracruz en la Zona Norte; la construcción de un centro de monitoreo para el Parque Nacional del Sistema Arrecifal Veracruzana; la supervisión, coordinación y control de obra para la construcción del rompeolas poniente para la Ampliación del Puerto de Veracruz y un estudio hidro-acústico para la producción del mapa de clasificación de materiales del fondo marino del parque nacional del sistema arrecifal veracruzano.

 

Todas las licitaciones serán desahogadas en la Dirección General de APIVER por su director, Juan Ignacio Fernández Carbajal, quien rubrica dicho paquete de licitaciones.

 

El 27 de mayo pasado, el propio Carbajal admitió que con el propósito de continuar con los trabajos de expansión del puerto, el daño ambiental sería “mínimo” en la reserva de la Biosfera de Los Tuxtlas.

 

El funcionario federal confirmó que además extraerán piedra de “otros bancos” del municipio de Alto Lucero y en Córdoba, pues el gobierno de Peña Nieto y el de Javier Duarte pretenden ampliar el puerto con 30 nuevos puntos de atraque en el Puerto de Veracruz, por lo cual se requiere de un inmenso “rompe olas” artificial, a costa de sacrificar los cerros de Balzapote, entre otros.

 

En abril pasado, la Estación de Biología Tropical “Los Tuxtlas”, organismo de investigación de la UNAM, advirtió que el proyecto de aprovechamiento y explotación de roca basáltica en el ejido Balzapote, promovido por APIVER y SCT se encuentran dentro de una área natural protegida, la cual se complementa con el sistema lagunar de Catemaco, la reserva ecológica de Nanciyaga y la cascada conocida como Salto de Eyipantla.

 

La Conanp advirtió en el oficio No. FOO.7.DRPCGM.-0126/2014 que si el proyecto se lleva a cabo se afectaría a especies de flora y fauna con “categoría de riesgo”, incluso, se advierte que el Manifiesto de Impacto Ambiental que ya avaló SEMARNAT ni siquiera fueron consideradas especies endémicas.

 

La Comisión Nacional de Áreas Naturales puso de ejemplo la especie del “mono aullador”, el cual ha encontrado condiciones de hábitat necesarias para la supervivencia en el sitio del proyecto, donde se pretende extraer la roca basáltica.

show_section: Sur Forestal