Imprimir
PDF
03
Noviembre
2015

Chile:Superficie forestal quemada aumentó 69% en los últimos cinco años y se incrementaron incendios de gran magnitud

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El incendio de la reserva forestal China Muerta, en la Región de la Araucanía, afectó 6.599 hectáreas de bosque nativo. El evento, que duró más de 20 días y del que pudo verse cómo araucarias milenarias se quemaban, fue sólo un ejemplo de los 8.049 eventos producidos la temporada pasada y que afectaron 128.654 hectáreas en el país. Entre 2010 y 2015 el número de incendios de gran magnitud (sobre 200 ha) desde las regiones de Valparaíso a La Araucanía se incrementó 27% respecto al promedio histórico. El alza de la superficie quemada, en tanto, fue de 69%.

 

Fuente: La Tercera

 

CHILE (2/11/2015).- Superar las 100 mil hectáreas no había ocurrido en el último medio siglo, dice Mauro González, experto de la U. Austral y del CR2, y “da cuenta de que la combinación de periodos de sequía y cambio de uso de suelo promueve incendios de gran envergadura”.

 

Entre 2010 y 2015 el número de incendios de gran magnitud (sobre 200 ha) desde las regiones de Valparaíso a La Araucanía se incrementó 27% respecto al promedio histórico. El alza de la superficie quemada, en tanto, fue de 69%.

 

La sequía aumenta el material combustible disponible y sumando al viento hacen que los incendios se propaguen más fácilmente, dificultando su control, explica González. La existencia de monocultivos y especies exóticas, también influye.

 

Si tres décadas atrás, la temporada de incendios se extendía entre septiembre y abril, en la última década se ha extendido todo el año, prolongándose los incendios de gran magnitud, en promedio, 53 días adicionales, dice González.

 

Aaron Cavieres, director de Conaf, indica que efectivamente, el último incendio la temporada pasada fue en julio y el primero de la actual, en agosto. A la fecha van 82 incendios a nivel nacional. Menos que el año pasado (210) y que el promedio de los últimos cinco años (177), debido a que este año ha sido más húmedo.

 

El cambio climático, “sin duda”, dice, está causando escasez de precipitaciones, alza de temperaturas y el consecuente aumento de las probabilidades de incendio. A ello, agrega el aumento de tormentas eléctricas sin lluvias, que generan incendios por rayos. “Ahora son más frecuentes y se ha ampliado el área de ocurrencia de tormentas secas que generan rayos y no lluvia. El número de incendios generados por rayos fue 238% más alto que la temporada anterior y la superficie quemada 370% más alta”.

La lenga fue la especie vegetal más afectada

show_section: Sur Forestal