Imprimir
PDF
17
Junio
2013

Avanza reglamentación para régimen de certificación de bosques conservado

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El Ejecutivo promulgó este martes el Decreto 11.202 por el cual se reglamenta parcialmente el Art. 11 de la Ley 3001/06 'De valoración y retribución de los servicios ambientales' y se establece el mecanismo para avanzar en la reglamentación del Art. 8 de la misma. Según referentes del sector, la promulgación de este Decreto es fundamental para terminar de reglamentar este nuevo régimen que permite la valoración y retribución de los servicios ambientales, en lo que atañe a bosques naturales en el Paraguay.

 

 

 

Fuente: La Nación

 

PARAGUAY (17/6/2013).- Ezequiel F. Santagada, Director Ejecutivo Instituto de Derecho y Economía Ambiental – IDEA, informó que la reglamentación parcial establecida prevé la determinación -en un plazo perentorio- de los valores nominales de los certificados de servicios ambientales, posibilitando de esta manera que los bosques certificados en una eco región puedan ser utilizados para compensar los déficits registrados en otras eco regiones, contribuyendo a su vez en lo inmediato a disminuir el ritmo de la deforestación en el Chaco.

 

“Con esta reglamentación se empieza a poner en funcionamiento un régimen de certificación de deforestación evitada, el cual, en el mediano plazo, debería contribuir a dar paso a una salida ordenada del régimen de excepción de deforestación 0 para la Región Oriental ya que una buena aplicación de la Ley 3001/06 y su reglamentación a futuro debería tornar innecesario extender ese régimen de forma permanente, atendiendo que ya que habría incentivos económicos para conservar y reforestar nuestro bosque nativo”, agregó.

 

AVANCE IMPORTANTE

 

Por su parte, Juan Carlos Altieri, presidente de la FEPAMA, manifestó que se puede considerar la noticia como un gran avance en la recuperación de los bosques nativos para el desarrollo forestal del país, así como también con esto se hace justicia con los propietarios de tierras boscosas que cumplieron con las leyes ambientales, sean estos personas físicas o jurídicas, permitiéndole a su vez a otros poder compensar su impacto ambiental mediante la negociación de estos certificados o bonos de conservación.

 

Destacó que la aplicación de este sistema no representará erogación alguna para las arcas del Estado sino de las inversiones de grandes obras que se realicen en el país, en donde se debe prever como costo de inversión un monto de dinero a destinar para el pago por servicios ambientales o de compensación por mitigación de daños o cambios que pudieran causarse al medio ambiente.

 

Altieri comentó que otra ventaja que brinda es que también prevé que estos bonos emitidos en estos conceptos se podrán negociar en los mercados de capitales, como por ejemplo en la Bolsa de Valores, sirviendo además como nuevo instrumento negociable para compensaciones impositivas.

 

“Debemos dejar bien en claro que esta de esta ley no es beneficiaria nadie que tenga pasivos ambientales ni es una licencia para destruir, simplemente permite comprar bonos para compensar los daños y que muy por el contrario, las sanciones penales para quienes infligen con las leyes ambientales deben seguir vigentes y ojalá con mayor fuerza, dado a que las justificaciones por lo menos por razones crematísticas simplemente ya no serian suficientes”, finalizó.

 

LO QUE ESTABLECE EL ATÍCULO 8 DE LA LEY 3001/06

 

El artículo 8 de la Ley en referencia establece que "el Certificado de Servicios Ambientales es un título valor libremente negociable por quienes no están obligados en virtud de esta Ley o por sentencia judicial a invertir en servicios ambientales, y podrán negociarse en el mercado internacional para el pago de compensaciones medioambientales efectuadas por las personas físicas o jurídicas obligadas al efecto por las actividades o explotaciones que realicen y que sean consideradas nocivas para el ambiente. También aclara que podrán utilizarse para la compensación de tributos locales o nacionales como el IMAGRO, el Impuesto Inmobiliario y el Impuesto a la Renta Personal, siendo del tipo cupón cero que no generarán intereses ni saldos ejecutables contra el Estado paraguayo, salvo en su modalidad de compensación impositiva de hasta un cincuenta por ciento (50%) del impuesto adeudado.

 

Fuente: FEPAMA

 

show_section: Sur Forestal