Imprimir
PDF
30
Agosto
2013

Paraguay amplía hasta 2018 prohibición de tala de bosques de región oriental

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La "Ley de Deforestación Cero" ha demostrando que desde su primera implementación en el 2004 el índice de deforestación disminuyó en un 90%."El Paraguay apuesta hasta el 2018 en continuar los trabajos de conservación y uso sustentable en la Región Oriental del país y a seguir construyendo un país en donde la producción está acorde con los estándares de justicia socio-ambiental" afirmó Lucy Aquino, directora y representante de la WWF en Paraguay.

 

 

 

Fuente: Terra

 

PARAGUAY (30/8/2013).- El Senado de Paraguay aprobó una ley que amplía hasta el 31 de diciembre de 2018 la prohibición de la explotación de los bosques en la denominada Región Oriental del país, informó la Cámara alta en un comunicado.

 

Los senadores aprobaron y remitieron al Ejecutivo la ley que amplía cinco años más la "prohibición en la Región Oriental de las actividades de transformación y conversión de superficies con cobertura de bosques", que está en vigor desde 2004 y caducaba a finales de este año.

 

La "Ley de Deforestación Cero" ha demostrando que desde su primera implementación en el 2004 el índice de deforestación disminuyó en un 90%, según un comunicado difundido hoy por la sección paraguaya de la Organización Mundial de Conservación (WWF, siglas en inglés)

 

"El Paraguay apuesta hasta el 2018 en continuar los trabajos de conservación y uso sustentable en la Región Oriental del país y a seguir construyendo un país en donde la producción está acorde con los estándares de justicia socio-ambiental" afirmó Lucy Aquino, directora y representante de la WWF en Paraguay.

 

Esta ONG ha luchado por que el Gobierno mantenga su ley de "deforestación cero" después de 2013, para evitar un regreso a la normativa de 1973, que exigía a los productores agropecuarios y ganaderos conservar un 25 % de la masa forestal de sus propiedades.

 

La propuesta aprobada hoy prohíbe actos de conversión o transformación en la región oriental, hasta el 31 de diciembre de 2018, así como la emisión de permisos, licencias o autorizaciones que vayan en contra de la legislación, además dispone que los bosques no serán objeto de la reforma agraria.

 

Con esta ley, el Gobierno paraguayo "puede impulsar las actividades agroforestales sostenibles y sustentables, incentivando las buenas prácticas agropecuarias y evitando que los recursos naturales sean agotados", añadió Aquino.

 

Según WWF, las cifras de producción y exportación de utilidades demuestran "cómo la Ley de Deforestación Cero no ha imposibilitado el desarrollo agrícola ganadero y ha incentivado los valores agregados en los mismos".

 

El Senado de Paraguay también solicitó al Instituto Forestal Nacional (Infona) a realizar un inventario forestal para trabajar con los certificados de servicios ambientales y los organismos de control.

 

La ley aprobada prohíbe que un bosque sea "desmontado (echado/cortado/talado) para usarlo para una pastura o para una parcela de cultivo agrícola, sino que debe permanecer como bosque", sostuvo la ONG.

 

"Sin embargo, los productos maderables y no maderables de ese bosque pueden ser usados, siempre y cuando haya un plan de manejo forestal aprobado por las autoridades pertinentes", argumentó WWF, que recordó que, desde la promulgación de esta ley en 2004, creció la eficiencia de la producción agrícola y ganadera en Paraguay.

 

Los casi nueve millones de hectáreas de bosques que Paraguay tenía en 1950 se redujeron a 1,3 millones hasta 2004, cuando el país tenía el mayor rango de deforestación de América y el segundo del mundo, según WWF.

 

 

show_section: Sur Forestal