Imprimir
PDF
04
Febrero
2014

Chaco Paraguayo, donde se deforesta con más rapidez en el mundo, dice estudio

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La Universidad de Maryland (EE.UU.) denuncia que el Chaco paraguayo es la región en que la pérdida de bosque avanza con mayor velocidad en el mundo. El biólogo español y catedrático de Ciencias Naturales Miguel del Pino Luengo, en el sitio noticioso Libertad Digital, clama por la defensa de la selva.

Fuente: ABC Color

 

Se está llevando a los bosques rumbo a la extinción, así como a los que habitan en ellos, dice biólogo español.PARAGUAY (1/2/2014).- El citado docente universitario señala que hasta hace apenas dos siglos un cinturón de bosques recorría el Ecuador de nuestro planeta extendiéndose por las zonas tropicales africanas y sudamericanas. Luego, expresa, “primero fue África la que sufrió una progresiva ‘europeización’ al perder por explotación colonial importantes masas verdes”, y que “ahora le toca el turno a la Amazonia y también a otros reductos menos conocidos, como el bosque arbustivo del Chaco paraguayo”.

 

Manifiesta que es cierto que los bosques producen oxígeno, pero que su influencia sobre el clima global es aún más trascendente. “Los bosques atraen la humedad y provocan la lluvia en un verdadero efecto esponja”, asegura.

 

Seguidamente, Miguel del Pino indica que para las organizaciones preocupadas por los derechos de los últimos indígenas aún no contactados del planeta, como Survival, la más terrible consecuencia de la deforestación es que, en algunos rincones inexplorados, acarrea la extinción de esas poblaciones humanas.

 

Y “en el Chaco paraguayo son los indios ayoreos quienes se ven acorralados por la tala del bosque arbustivo del Chaco paraguayo, el récord del mundo de velocidad de destrucción del manto vegetal que constituye el único hogar que conocen”, dice el escrito del biólogo y catedrático español en Libertad Digital.

 

Seguidamente, recuerda que una de las series documentales del divulgador ambientalista español, pionero en la defensa de la naturaleza, Félix Rodríguez de la Fuente, reflejaba la vida, a veces paradisíaca y a veces terriblemente dura de los habitantes de los bosques ibéricos, pues “el reducto del bosque es a la vez prisión, pues sus habitantes dependen de su abrigo y recursos”.

 

LLUVIAS ÁCIDAS

 

Del Pino indica después que también las masas forestales europeas se enfrentan a amenazas muy preocupantes. “El macizo forestal de la Selva Negra alemana es presa del fenómeno de la lluvia ácida, que arrastra al suelo las partículas de azufre procedentes de la contaminación industrial, y nuestros propios bosques ibéricos deben soportar cada año la terrible amenaza de los incendios”.

 

Afirma, además, que “verdaderamente resultan inexplicables tantas políticas cortas de miras que no optimizan los recursos naturales y llevan al bosque, y a los hombres del bosque, al borde de la extinción”.

 

Entonces, agrega, “hay que defender los bosques”, y menciona que ya en la primera Cumbre de la Tierra, llevada a cabo en Río de Janeiro, Brasil, en el año 1992, se fijó la lucha contra la deforestación como uno de los objetivos fundamentales de la protección de la naturaleza a nivel global.

 

Lamentablemente, dice, el arrollador alarde informativo en torno al llamado cambio climático se impuso de tal manera en la movilización de la opinión pública que todo lo demás, incluida la protección de los bosques, “quedó relegado a un segundo plano”.

 

DESTRUCCIÓN E IMPUNIDAD

 

Son constantes las denuncias realizadas sobre destrucción indiscriminada de bosques en el Paraguay, tanto en el Chaco como en la Región Oriental, incluso de los que son reservas naturales, pero no se conoce que haya algún tipo de castigo para los responsables.

 

Además, el Decreto Nº 453, que reglamenta la Ley 294/93, “De evaluación de impacto ambiental”, emitido por el presidente de la República Horacio Cartes en octubre de 2013, hizo que aumente notablemente la tala de árboles. Establece que en propiedades de hasta 499 hectáreas en la Región Oriental y hasta 1999 ha en el Chaco no se requiere de licencia ambiental para deforestar.

 

 

 

 

show_section: Sur Forestal