Imprimir
PDF
25
Septiembre
2015

Paraguay: Gobierno dispone que en 5 años sólo se utilice energía de biomasa certificada

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

El Poder Ejecutivo emitió el decreto N° 4.056/2015, por el cual “Se autoriza al Viceministerio de Minas y Energía, dependiente del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, en coordinación con el Instituto Forestal Nacional (Infona), la Secretaría del Ambiente (Seam) y el Ministerio de Industria y Comercio (MIC), a establecer regímenes de certificación, control y promoción del uso de bioenergías que garanticen la sostenibilidad de estos recursos energéticos renovables”. El objetivo es la conservación de bosques naturales y el fomento y promoción de la reforestación para fines energéticos y maderables.

 

 

Fuente: FEPAMA

 

PARAGUAY (25/09/2015).- La meta es crear a corto y mediano plazo una masa forestal de 160.000 has, distribuidas en puntos cercanos a los grandes centros de consumo energético agroindustrial y de producción cerámica.

 

De acuerdo al decreto, en unos 5 años más, todo uso de energía de biomasa (leña, carbón vegetal, bagazos, carozo de coco, entre otros) debe estar 100% certificado.

 

La matriz energética nacional está basada en un 44,5% en biomasa _uso de la madera y otros productos vegetales para crear energía_, que en su mayor porcentaje es consumida por las fábricas de cerámicas o se utiliza para secar granos. Los otros componentes de la matriz energética son la energía eléctrica (17,5%) y los hidrocarburos (38%).

 

PLAN PARA PROMOVER LAS PLANTACIONES FORESTALES

 

El uso de biomasa genera una gran presión sobre nuestros bosques nativos. Para resguardar y conservar los bosques, el Gobierno Nacional busca impulsar las plantaciones forestales en el país con una línea de crédito inicial de USD 40 millones.

 

La fuente de financiamiento será el Banco Nacional de Fomento (BNF), bajo las siguientes condiciones: La tasa de interés anual de 7,95%; desde cuatro años de gracia, y la posibilidad de pago de intereses a cosecha, dependiendo de cada proyecto.

 

En tanto que la nueva reglamentación para el uso de biomasa será gradual. En el primer año se exigirá la certificación de un 30% desde el momento de la implementación del plan de reforestación; luego, en el segundo año se tendrá que certificar el 50%; en el tercero el 70% y en el cuarto año el 90% hasta alcanzar así al término de cinco años, el 100%, quedando a partir de ese momento prohibido el uso de biomasa no certificada en el país.

 

El decreto es el fruto de una propuesta presentada por el MOPC al Equipo Económico Nacional, y surge del trabajo técnico de una mesa interinstitucional propuesta por el Viceministerio de Minas y Energía en el año 2013, que estuvo compuesta por representantes del Infona, STP, Seam, AFD, MAG, MIC, MH y representantes del sector privado.


“Apuesta es para mantener equilibrada la matriz energética”

 

El ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Ramón Jiménez Gaona señaló que la idea de sacar adelante un programa que promueva una producción de biomasa en el país de manera sustentable es para poder mantener equilibrada nuestra matriz energética, un sueño de larga data.

 

Afirmó que esta administración ha sido capaz de coordinar los esfuerzos y de convertirlos en un proyecto, realizable ya hoy día a partir del decreto presidencial N° 4056.

 

“Hemos tenido un trabajo muy importante desde el punto de vista del financiamiento llevado a cabo por el presidente Carlos Pereira y todo el equipo del Banco Nacional de Fomento; que ha puesto una ficha muy grande en este programa”, añadió el ministro.

 

Indicó que aquí se habla a partir de lo que el equipo económico nacional ha instruido, en términos de generar estas herramientas que permitan programas de reforestación con fines energéticos.

 

“Estamos hablando de una suma inicial de USD 40 millones que podría ir ampliándose en la medida de que se vaya ampliando el éxito y el interés en hacer reforestación”, expresó.

 

Agregó que hay un trabajo técnico. “Hay un compromiso del Instituto Forestal Nacional de llevar adelante todo el manejo de los planes para la instalación de estas inversiones; que va a requerir ampliar las habilidades, las capacidades del INFONA, su presidente está totalmente comprometido con este proyecto”, sostuvo.

 

Por otro lado, destacó que en el centro de todo se encuentra la SEAM, con su ministro Rolando De Barros Barreto “quien siempre nos ha acompañado en todos los trámites con asistencia técnica; y ahora de aquí en adelante con el compromiso también de acompañar todas las aprobaciones de los planes que vayan a presentarse dentro de este programa”, explicó.

 

Jiménez Gaona destacó que este es un programa ha tomado mucho tiempo en poder concretarse. “Dada la importancia que tiene hoy día, la generación de energía a base de biomasa; dentro de lo que es la matriz energética venimos anunciando desde hace mucho tiempo y en ejecución a mayor velocidad en esta administración”, añadió.

 

Indicó que esto se traduce en inversiones multimillonarias en generación, en transmisión y distribución de energía eléctrica. “Miles de millones propuestos para ser ejecutados a lo largo de los próximos 10 años; sobre algo que representa la energía eléctrica, un 17 % de toda la energía que consumimos los paraguayos; y sin embargo no estábamos comprometiendo un dólar para invertir en la sostenibilidad en la matriz energética a base de biomasa, que es el 45 % de toda la energía que consumimos los paraguayos”, mencionó el ministro.

 

Dijo que esto constituye un logro enorme para conducir nuestro país, nuestra economía, a una situación mejor en términos energéticos. “Hablamos siempre de que tenemos una abundancia enorme de energía eléctrica, pero nos veníamos olvidando de que nuestra competitividad agroindustrial por ejemplo, dependía más bien de la energía a base de biomasa”, agregó Jiménez Gaona.

 

Refirió que muchas industrias, las de cerámica, las industrias menores que emplean mucha mano de obra, dependen de biomasa para generar calor; y todo el esquema de consumo de biomasa, estaba basado en la competitividad de los costos de la biomasa.

 

“Estaba basado en un esquema que no incluía el costo de reposición; era un costo bajo falso, que ahora con este programa que va a requerir perfeccionamiento, de tal manera a alcanzar los objetivos y las metas de árida sembrada y de compromisos institucionales de fiscalización; y así también de utilización de biomasa certificada por parte de nuestras industrias”, resaltó el secretario de Estado.

 

 

show_section: Sur Forestal