Imprimir
PDF
07
Septiembre
2017

Polémica por suspensión de compra de carbón vegetal de Paraguay

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La transformación de montes del Chaco en pasturas es un proceso legal, no infringe la ley y todavía resta un margen de 4 millones de hectáreas para el avance pecuario, y sería desinteligencia no aprovechar los frutos del desmonte, dijo el titular de Fepama, Juan Carlos Altieri. Desde la Federación se denunció hoy en conferencia de prensa que existen ciertas organizaciones no gubernamentales que están queriendo “criminalizar” la producción de carbón vegetal en el Chaco, sin llevar en cuenta que con esto no solo se está dañando a un sector sino que afecta seriamente la imagen del país.

Fuente: ABC Color y FEPAMA

ASUNCIÓN (7/09/2017).- Ante la noticia de que la cadena de supermercados Carrefour de Europa cesó temporalmente la compra de carbón paraguayo debido a la deforestación que sufre la región chaqueña, el titular de la Federación Paraguaya de Madereros (Fepama), Juan Carlos Altieri, explicó que los desmontes se realizan en forma sustentable, dejando el 40% de reserva en cada finca y con los estudios y autorización de la Secretaría del Ambiente y del Instituto Forestal Nacional (Infona).

Según la información del periódico The Guardian, de Londres (Inglaterra), la suspensión de compras fue tras una investigación sobre deforestación en el Chaco que involucra a su proveedor Bricapar, firma de Ramón Jiménez Gaona, ministro de Obras Públicas. La noticia surgida en Europa afirma que la ONG Earthsight dice que el carbón de leña “incentiva la destrucción de lo que queda del Chaco”. El informe se centra en la empresa Bricapar, “el mayor exportador de Paraguay y la fuente del 40% de las importaciones paraguayas de la UE en 2017”.

“Earthsight afirma que Bricapar está obteniendo carbón de una zona del Chaco donde el bosque está siendo despejado de manera insostenible y que algunos de sus productos han acabado en los supermercados de la UE y de Estados Unidos, entre ellos Carrefour en España y Lidl y Aldi en España y Alemania”, señala el artículo.



Al respecto, el máximo dirigente del gremio de madereros opinó que no se deben cometer en el Chaco los mismos errores que en la Región Oriental en relación a los desmontes, en el sentido de quemar los bosques en vez de hacer dinero del cambio de uso de la tierra que está autorizado y controlado. “Al ganadero no le interesa lo que desmontó, vender o no vender le da igual; por eso, una forma de quitar el mejor provecho a lo que la naturaleza da en el Chaco, en vez de quemarlo, es hacer dinero fabricando carbón”, explicó Altieri.

La ley permite desmontar hasta 75% del monte en el Paraguay, pero mediante un acuerdo entre los sectores, en el Chaco se está dejando 40% de reserva, utilizando el sistema caracol, dejando en pié los árboles grandes para semilleros, lo que es sustentabilidad, afirmó.

 

Fepama denuncia campaña

Desde la FEPAMA se denunció hoy en conferencia de prensa que existen ciertas organizaciones no gubernamentales que están queriendo “criminalizar” la producción de carbón vegetal en el Chaco, sin llevar en cuenta que con esto no solo se está dañando a un sector sino que afecta seriamente la imagen del país.

El titular del gremio, Juan Carlos Altieri, aclaró que el sector forestal no tiene responsabilidad alguna con los desmontes en el Chaco y que el carbón vegetal es producido a partir de residuos (basura) que se dejan tras el cambio de uso de la tierra, los cuales si no se utilizan, simplemente se queman sin dar ningún valor agregado ni mano de obra a los compatriotas.

“Rechazamos enérgicamente la campaña realizada por algunas ONGs internacionales que quieren echarle la culpa al carbón vegetal por el cambio de uso de suelo que se tiene en el Chaco, tratando de criminalizar al sector y en especial a una empresa. Se trata de una denuncia irresponsable que no solo afecta a la firma Bricapar, sino la imagen del país porque incluso tenemos información de que en algunas partes de Europa ya se está juntando firmas para que ya no se compre ningún producto de Paraguay. Hoy es el carbón, mañana puede ser la carne y otros productos”, advirtió.

Altieri justificó que echar un bosque para hacer carbón no se justifica y sería un despropósito por la pérdida que representaría. “Lo que se utiliza para su elaboración son simplemente residuos que generalmente se queman. Es como reciclar la basura para elaborar un producto con valor agregado”, destacó.


EJEMPLO, LOS MENONITAS

Sobre los desmontes en el Chaco aseveró que esto se da principalmente por la actividad ganadera o agrícola. El Chaco paraguayo representa el 60% de nuestro territorio, en donde vive el 2% de la población. Imagínense lo que significaría para esa gente que invierte ahí frenar la producción por culpa de estas organizaciones irresponsables. Solo debemos tomar el ejemplo de los menonitas, que ya llevan casi 100 años en el lugar y gracias al uso que hicieron de sus tierras, hoy prácticamente tienen un vergel, apuntó.

Reiteró que la denuncia contra BRICAPAR por parte de la ONG británica Earthsight demuestra un total desconocimiento de las leyes forestales y ambientales vigentes en el Paraguay.

“Sus argumentaciones demuestran claramente su ignorancia por las leyes nacionales o directamente actúan de mala fe, perjudicando a una firma paraguaya que lleva más de 20 años en el mercado, trabajando legalmente y cumpliendo todas las leyes nacionales”, acotó.

Finalmente, no descartó que esta campaña contra Bricapar sea por cuestiones políticas.

show_section: Sur Forestal