Imprimir
PDF
05
Noviembre
2015

Uruguay: Multas por tala ilegal de bosque nativo se aproximan a US$ 1,2 millones

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Pedro Soust, director de la Dirección General Forestal (DGF) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), destacó que Uruguay lidera en el mundo en crecimiento del área de monte natural, superficie que se extiende sobre 800 mil hectáreas; dijo que está previsto un trato distinto a quienes talan en forma ilegal (no es lo mismo que se haga para desarrollar la agricultura a que lo haga una familia de pocos recursos para vender un poco de leña); que las multas ascienden a US$ 12.500 por hectárea cuando antes era solo US$ 400 por toda la tala; y que perfectamente, trámite mediante, se puede realizar un aprovechamiento comercial del bosque nativo, pero en el marco de un manejo forestal sostenible.

 

Fuente: El Observador

 

URUGUAY (5/11/2015).- Las multas aplicadas desde el año 2010 por la tala ilegal en bosques nativos de Uruguay, sumadas a las sanciones que están en trámite y a lo contemplado en denuncias surgidas recientemente, se aproximan a US$ 1,2 millones, informó Pedro Soust, director de la Dirección General Forestal (DGF) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

 

Soust brindó este miércoles una conferencia de prensa en la Sala Schwedt de la sede ministerial para informar sobre las acciones emprendidas para proteger un recurso considerado en buen estado, pero con algunos problemas que deben controlarse.

 

Lo hizo en compañía del ministro interino del sector, Enzo Benech; de la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma), Eneida De León; y de Alejandro Nario, quien participó por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama).

 

Soust, entre otros aspectos, destacó que Uruguay es líder en el mundo por el incremento del área de bosque nativo, superficie que se extiende sobre 800 mil hectáreas; que está previsto un trato distinto a quienes talan en forma ilegal (no es lo mismo que se haga para desarrollar la agricultura a que lo haga una familia de pocos recursos para vender un poco de leña); que las multas ascienden a US$ 12.500 por hectárea cuando antes era solo US$ 400 por toda la tala; y que perfectamente, trámite mediante, se puede realizar un aprovechamiento comercial del bosque nativo, pero en el marco de un manejo forestal sostenible.

 

Sinergia institucional

 

Soust destacó inicialmente la acción conjunta que en esta temática se emprende desde la institucionalidad pública, valorando la sinergia creada por tal actitud. Es más, lo remarcó en más de una oportunidad y sus compañeros de panel también lo hicieron.

 

Resaltó luego que en el Foro de Bosques de las Naciones Unidas se concluyó el papel vital y la contribución de todos los tipos de bosques y árboles al logro del desarrollo sostenible, incluidos los desarrollos económicos y social y a la protección del medio ambiente, lo cual pauta cuánto se valora en todo el mundo a los bosques nativos y a las plantaciones forestales.

 

Indicó que en Uruguay hay dos tipos de bosques, el nativo y el plantado. En relación al nativo, dijo que está formado fundamentalmente por rebrotes, dado que el fuste original fue cortado, hace muchos años, "a veces bien explotado y a veces mal explotado".

 

El estado de conservación de ese bosque nativo "es relativamente bueno", apuntó, pero admitió que "tenemos problemas", aludiendo concretamente a la tala indiscriminada, "que felizmente no es una cosa significativa, sino una excepción a la regla".

 

También está, indicó, "el problema de las invasoras, otro tema que estamos considerando".

 

Explicó que dentro del bosque nativo hay varios tipos de bosque, entre ellos los ribereños, los serranos, los de galería y los palmares: "estamos tratando de bregar por la conservación y la mejora de todos los bosques nativos del Uruguay", afirmó.

 

 

 

Los mejores del mundo

 

Actualmente la superficie se estima en 800 mil hectáreas, lo cual varía, dada la influencia de invasiones, talas y nacimientos.

 

Soust remarcó la satisfacción que genera para Uruguay afirmar que el país está en el primer lugar mundial, seguido por Chile y Costa Rica, entre los países donde se registra un crecimiento del bosque natural o nativo, a diferencia de lo que acontece en otros países, como Brasil, donde cada año hay una pérdida de millones de hectáreas de bosque nativo.

 

Aclaró que desde la DGF se ha tratado de poner el foco en los lugares que son problemáticos. Los hay en la cuenca del Santa Lucía, en la cuenca de la Laguna del Sauce, en la cuenca del San Salvador, en la cuenca del Arapey y en otros lugares del país, admitió. En esos escenarios es que se procura prevenir y mitigar la tala.

 

El gran negocio y los carritos

 

En ese marco, pidió distinguir la tala de acuerdo a los fines, porque hay lugares donde hay tala para aumentar la frontera agrícola, interviniendo maquinaria pesada, donde el hombre hace una extracción generando la muerte de los bosques, extrayendo los tocones, a la vez que hay lugares, próximos a la ciudad, donde aparecen personas con carritos para llevar un poco de leña que significa la comida de cuatro o cinco niños para esa jornada.

 

"Hay problemas diferentes y para eso tenemos soluciones diferentes", reflexionó, procurando siempre priorizar la conservación del bosque nativo.

 

El jerarca añadió que las acciones para la preservación no se realizan desde que él asumió al frente de la DGF, pues se desarrollan desde mucho antes.

 

Hasta 1987, cuando se votó la denominada Ley Forestal, el bosque nativo se podía cortar libremente, no había infracción. En esa ley la única prohibición es que, precisamente, en un cambio radical, no se puede hacer corte de bosque nativo, salvo que exista la aprobación expresa de la DGF.

 

Soust recordó que se ha incrementado la cantidad de inspectores, pero no son suficientes, pues debería haber uno por hectárea, aunque eso es imposible.

 

Valoró que se hayan actualizado las coordinaciones existentes entre diversos estamentos del gobierno y prueba de ello es que en la conferencia estaban interactuando el MGAP, el Mvotma y la Dinama.

 

También expresó que se cuenta con tecnología de imágenes satelitales que ayudan y que se coordina la actividad de control aéreo con la Fuerza Aérea en varios puntos del país, existiendo una base de información permanente con sede en la base aérea de Durazno.

 

Mencionó, luego, que hay coordinaciones con distintas intendencias, por ejemplo tenientes a que la gente que saca leña del monte nativo en los mencionados carritos lo haga utilizando básicamente las especies invasoras, como ligustros y fresnos, que generan un perjuicio en los montes nativos.

 

Hay también, citó, herramientas legales, mencionando concretamente a los artículos 24 y 25 de la Ley Forestal (N° 15.939), donde se indica la prohibición del corte en el bosque nativo salvo medie la autorización de la DGF.

 

Se puede cortar, con permiso

 

Soust recordó que el bosque nativo puede ser declarado por el dueño del campo o del padrón, ante la DGF, hay un instructivo para realizarlo, de hecho hay 500 mil has de las 800 mil has mencionadas que están declaradas.

 

A su vez, se puede hacer un planteo ante la DGF para el manejo de ese bosque, para extraer leña, haciendo un manejo autorizado, en forma racional.

 

"Si prohibimos la tala, lo cerramos al bosque nativo, es seguro que ese bosque terminará muriendo, quedará ahogado, sin posibilidades de desarrollo; por eso propendemos al manejo forestal sostenible de ese bosque, hacer entresacas, sacar las especies perjudiciales", explicó.

 

Se recibe la propuesta, se visita el predio, se estudia si es conveniente el manejo solicitado y llegado el caso si es lo adecuado se adjudican las guías para el traslado y venta de la madera obtenida. Cuando se detectan madera de bosque nativo sin guía, se secuestran los vehículos que la trasladan y la madera y se da paso a la Justicia para que actúe.

 

Ahora el daño duele

 

Soust aludió también al decreto 330, a normativas internas y a una Ley Presupuestal de 2010 que elevó el monto de las multas a los infractores, de US$ 400 por toda la operativa de la tala no autorizada (así se tratase una hectárea o 100 has) a US$ 12.500 por hectárea en la que se hizo la tala no permitida.

 

Además del pago de la multa, comentó, se exige al infractor que haga una publicación en dos diarios de tiraje nacional dando cuenta de la infracción y de la multa, a los efectos de generar un ejemplo.

 

También, comentó, se exige al infractor la reposición de los árboles con un plan de reforestación que esté aprobado por la DGF.

 

Se han aplicado multas, entre 2010 y 2014 por US$ 788.000 y hay multas por otros US$ 200 mil que están en proceso, dado que detectada la infracción hay un proceso de presentación de pruebas y acción de profesionales que lleva su tiempo, no alcanza con la visita al predio.

 

Además de esos montos, Soust dijo que durante la semana pasada firmó nuevas multas por más de US$ 160 mil (en base a acciones no legales que ahora se han focalizado más en la zona del litoral, señaló, relacionándolas con el avance de la frontera agrícola). Admitió, también, que no son muchos, pero que hay casos de reincidencia, estando previsto una escala de daños leves a severos, con las consecuentes variaciones en la magnitud de las sanciones.

 

Señaló incluso que en la mañana del día de la conferencia recibió tres informes con denuncias nuevas sobre talas de bosque nativo, y que cuando llegó al MGAP desde la Dinama se le informó sobre una cuarta denuncia.

 

El ejército salvador

 

"Es una apuesta que nosotros tenemos muy importante", afirmó, a la vez que aludió al valor que tiene formar un ejército que no le costará nada al país, integrado por niños y adolescentes, quienes hoy están en su etapa de estudios, para que defiendan al bosque entendiendo cuál es su valor y los peligros que hay para el medio ambiente en caso de no hacer un manejo sustentable.

 

En otro orden, dijo que hay acciones desde la DGF para recomponer el bosque nativo que haya sido ilegalmente explotado, tomando ejemplos positivos de otros países.

 

En ese marco, hay un acuerdo con el gobierno alemán, incluso ya estuvieron en el país ocho expertos y el día de la conferencia debía arribar el noveno, para contribuir a la formación de los recursos locales en el manejo sostenible de los bosques.

 

Hay otro proyecto, junto con la Dinama, con el Mvotma, "porque hemos logrado ser considerados por el proyecto de Red Plus (Reducción de las Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques), nosotros no tenemos deforestación, pero sí degradación y en eso estamos trabajando (...) para recomponer ese daño que se ha hecho".

 

Valoró, pues, la actitud de trabajar a dos puntas, por un lado corrigiendo lo que se deterioró, y por otro en prevenir, en educar a la gente, sobre las ventajas de tener un bosque nativo sano y fuerte y cuáles son las dificultades que pueden existir si no se le presta la atención suficiente a esta temática.

 

Soust informó, además, que hay una definición política de realizar una fuerte campaña informativa y educativa sobre todo esto, para que se sepa, graficó, por qué se puede cortar un eucaliptus con una motosierra y por qué no se lo puede hacer con un coronilla, estando previsto accionar a nivel de las escuelas, utilizando la tecnología del Plan Ceibal.

 

De León, por su parte, dijo que a nivel del Mvotma se están diseñando acciones para informar a la sociedad sobre cómo hay que realizar las denuncias, ya no solo en relación a la tala ilegal en los bosques nativos.

 

La celeridad del Estado

 

Nario, por su parte, celebró que se haya logrado una acción conjunta a nivel institucional evitando una situación de competencia, antes existente, señalando ese cambio como una gran fortaleza de acción.

 

Puso como ejemplo una acción emprendida horas antes de la conferencia, tras una denuncia recibida en la Dinama desde la Intendencia de Canelones. Se procedió a actuar ante el delito de extracción de arena y a la vez se informó al MGAP de la tala de monte nativo en la zona del Parador Tajes.

 

"Esa celeridad es la que nos da potencia como Estado para poder actuar, hace el diferencial", remarcó.

 

También dijo que cuando se habla de una deforestación de pocas hectáreas el daño no es poco significativo, pues puede estar realizándose donde hay un curso de agua cuya protección fue definida como una prioridad, en un lugar crítico como la cuenca del Santa Lucía, con un impacto muy importante dada la tarea de purificación que realiza el bosque sobre elementos contaminantes para el curso de agua.

 

Dijo que, en el marco de Red Plus, la Dinama viene accionado trabajando sobre cambio climático, sobre los bosques y sobre los ecosistemas.

 

También destacó la trascendencia de la actividad de control, para lo cual se han tomado medidas para incrementar, desde la Ley de Presupuesto, la capacidad de control y sanción.

 

De todos modos, señaló que es fundamental en ese sentido contar con el compromiso del conjunto de la sociedad, asegurando que ante cada denuncia se procede con la máxima velocidad.

 

Lo importante, concluyó, "es que la gente sepa que si toma determinado camino, determinadas acciones, el Estado va a responder".

 

Mayores fortalezas

 

De León remarcó que en la actual administración el Poder Ejecutivo puso especial énfasis en el cuidado de los recursos naturales.

 

Dado el diseño del presupuesto nacional, "vamos rumbo a tener mayores fortalezas en nuestra coordinación", dijo.

 

Destacó que las reuniones lideradas por el presidente de la República, Tabaré Vázquez, se iniciaron apenas asumió el actual gobierno, poniendo el foco en el tema del recurso agua, también en el cambio climático, ambientando acciones que involucran a varios ministerios y otros organismos, también empresas del Estado, como OSE.

 

"Por suerte el Ministerio de Ganadería está practicando una muy buena política sobre manejo de suelo", comentó.

 

Dijo también que el desarrollo sustentable se basa en el cuidado de los recursos naturales, para lo cual el bosque nativo cumple un rol fundamental, porque es algo que ayuda, como los humedales, a cuidar el agua que se potabiliza para toda la población.

 

"El país se tiene que seguir desarrollando, tiene que seguir invirtiendo, tenemos que apoyar nuestras agroindustrias y no tiene por qué ser un enfrentamiento entre ministerios el desarrollo de agroindustrias con el cuidado del medio ambiente, por eso es muy importante que trabajemos juntos", dijo.

 

De León coincidió en el valor de contar con la ayuda de todos, para ello se están generando reuniones con los intendentes buscando una sinergia que debe existir con quienes están en el territorio, insistiendo además en la descentralización de los ministerios para estar más cerca.

 

"Es muy fácil hoy hacer una denuncia", subrayó, para lo cual pidió la colaboración de la población.

 

Buscar los mecanismos de cuidado

 

Enzo Benech, tras remarcar el compromiso de trabajar en un mismo equipo aludiendo al ministerio que encabeza De León, admitió que cuando crece la producción agropecuaria no hay forma de no impactar en el medio ambiente, "pero tenemos que buscar los mecanismos para cuidar el medio ambiente".

 

"Nuestro bienestar futuro depende de que cuidemos el ambiente y esas cosas son posible y son complementarias", añadió.

 

Tras decir que muchas veces se cuenta con poca prensa cuando se sale a informar lo que se está haciendo, y que "hay mucha prensa cuando hay hechos puntuales", señaló que hay un marco legal y mecanismos que permiten una mayor eficiencia, aunque hay que seguir trabajando.

 

"El bosque nativo es importante, pero también es importante las condiciones de vida de nuestra gente, la producción y cómo vive la gente y como el suelo lo usamos para plantar también el bosque lo usamos para cortar", reflexionó, precisando que el tema es en qué condiciones se hace ese corte, que no se debe hacer en forma indiscriminada, sí en forma controlada, e incluso se puede replantar.

 

Benech dijo: "capaz que podemos trabajar un poco más, no lo niego, pero precisamos la ayuda de la gente, precisamos el compromiso social y para eso están todas las comisarías de este país, las Bepra, nuestras páginas web, ustedes pueden avisarnos, denunciar, aún en caso de duda", ante lo cual no hay sanciones para quien denuncia y finalmente no se detecta que haya un ilícito.

 

Por último dijo que el tema "no es dramático, pero no lo podemos descuidar, porque para Uruguay es muy importante".

 

Las denuncias

 

Las denuncias por talas ilegales en bosques nativos, se explicó a El Observador, se deben hacer ante la DGF del MGAP. En Montevideo se puede llamar al 2916 9891 o 2915 1900 interno 209; en la regional Tacuarembó al 4633 3894; y en la regional Durazno al 4362 3623. También al correo dforestal@mgap.gub.uy.

 

show_section: Sur Forestal