Imprimir
PDF
10
Marzo
2017

La concreción de la proyectada tercera planta de celulosa en Uruguay permitiría un crecimiento de 2,6% en 2018, según BBVA

Compartir en FacebookCompartir en Twitter

La clave del crecimiento del país oriental será la concreción de la nueva planta de UPM, dijo la economista jefa del BBVA Research Argentina, Gloria Sorensen. "Uruguay tendrá un crecimiento en su economía de 2,6 % en 2018 liderado por la inversión y las exportaciones, siendo clave la concreción de la proyectada tercera planta de celulosa en el país", dijo en Montevideo la economista jefa del BBVA Research Argentina, Gloria Sorensen.

Fuente: EFE

 

Y sí…URUGUAY (10/3/2017).- La economista dijo que en el caso de que la compañía finlandesa UPM confirme la instalación de una nueva planta de celulosa en Uruguay, que sería la segunda de esta firma y la tercera en total en el país, ésta tendrá una dimensión "mucho mayor" que las anteriores y por ello aportaría "más de un punto de crecimiento a la economía".

Además, indicó que en 2017 la economía crecerá alrededor de un 1,3 % gracias a la mejora de la confianza con que acabó el 2016 debido a la apreciación de la moneda local, la baja de la inflación y la mejora en el poder adquisitivo.

 

"Esta tendencia estimamos que se va a mantener también a lo largo de este año con una mejora relativa de los salarios reales y un aumento del crédito por lo que la economía volvería a crecer alrededor de un 1,3 %", subrayó Sorensen.

Asimismo, destacó que, si bien Uruguay sigue el ciclo de América Latina, se ha "desacoplado relativamente" ya que en los años de caída de actividad en la región el país logra tener un crecimiento positivo.

 

"El 2016 fue relativamente volátil para Uruguay con muchos cambios de expectativas, un tipo de cambio que se depreciaba y luego se apreciaba, y un crecimiento que venía con valores muy negativos y de repente el año termina con un crecimiento del 1,2%", expresó Sorensen.

En este sentido, la economista explicó que el crecimiento uruguayo en 2016 se debió en gran parte al sector eléctrico que tuvo "inesperadamente" un buen rendimiento en el año.

 

"A fin de 2016 lo que vimos en Uruguay es una mejora de la confianza", manifestó Sorensen y añadió que, pese a la mejora, el país aún se encuentra en un terreno "moderadamente pesimista".

 

Por otra parte, el punto más preocupante de 2016 para Uruguay fue el déficit fiscal que estuvo en 3,9 % del producto interno bruto (PIB), en donde hubo una tendencia de aumento de casi 0,5 % y ello tiene que ver con la incorporación de servicios de salud de ciertos colectivos de jubilados, según la economista.

"Esperamos una leve reducción del déficit para 2017 del PIB más que nada basado en un aumento de ingresos, tenemos un aumento del IRPF que va a contrarrestar en parte el aumento del gasto que va a tener que ver con los servicios de salud", agregó.

 

La meta del Gobierno uruguayo para 2019 es bajar el déficit al 2,5 % del PIB y para lograrlo se estima que en 2017 ya bajará un punto.

Para conseguir esta baja, se estima que la estrategia del Gobierno será aumentar los ingresos ya que se observan "pocos espacios" para la reducción del gasto.

 

show_section: Sur Forestal